Restaurante Eolo Gastro en Alicante, definiendo un estilo

Está claro que la zona en la que está un restaurante influye en la definición del mismo. Si no tienes las cosas muy claras, eso puede ser un problema. Y en esas están en el restaurante Eolo Gastro en la calle Castaños de Alicante. Rodeado de pubs, restaurantes de todo tipo y el ruidoso y bullicioso tardeo, este local ha ido dando bandazos hasta que han decidido definirse como restaurante. En mi opinión, una elección acertada.

Porque aunque el negocio haya cambiado de concepto varias veces en los últimos años, han llegado a la conclusión que la mejor opción es dejar las copas como algo secundario, como un servicio añadido y montar una cocina a su chef Alejandro Sánchez, dándole un producto de primera calidad para que lo trabaje. La opción del menú degustación (35€) que pudimos disfrutar, largo, muy largo, es la demostración del trabajo bien hecho, con cositas por pulir, pero con una base de una calidad indudable.

Restaurante Eolo Gastro en Alicante, definiendo un estiloRestaurante Eolo Gastro en Alicante, definiendo un estiloLa cortesía mientras empezaba el menú vino en forma de pimiento del piquillo relleno de brandada de bacalao y acompañado de una magnífica crema de marisco. Un plato clásico que no falla. Tras esto, empezamos con una ensalada de pato confitado y mezclum de brotes tiernos. Algo contundente para empezar un menú largo, pero en la sencillez está la virtud y fue un buen comienzo. La gelatina de fresa con la que te tropezabas de vez en cuando le daba un toque muy interesante.

Tras esto, un tartar de gamba potenciada por una vinagreta hecha con el jugo de la cabeza de las mismas. De sabor intenso, la calidad del producto hace que sea un plato para disfrutar. Seguimos con el mar a través de un huevo a 65º con crema de patata negra y tallarines de calamar. Receta que es habitual en muchos restaurantes y que no falla. La intensidad que aporta la tinta a la crema y la untuosidad del huevo lo convierten en un plato que te llena la boca de sabor en cada cucharada. Y terminamos la trilogía de pescado con una corvina a la brasa con setas, jamón y espuma de tomate trufado. Más clasicismo, donde me gustó el toque ácido de la espuma unido a la potencia del resto de ingredientes. El punto del pescado, perfecto.

CanelónUn canelón de rabo de toro fue la propuesta carnívora. Un rabo guisado durante 8 horas únicamente con vino tinto y cebolla, aportándole el dulzor que tan bien le va a este guiso. Una oblea de arroz bien napada con la salsa mantenía el conjunto sin deshacerse. Un gran plato al que le sobraba los artificios de la guarnición, que no aportaban nada. Sólo el canelón bastaba para dejar el plato redondo.

Y así llegamos al final de la comida, con un prepostre sencillo a base de helado de frutas rojas, quizá demasiado dulzón para limpiar el paladar. De postre un coulant de cacahuete acompañado de helado de mora. Una mezcla que, como nos comentó el cocinero, era un guiño a sus años en EEUU y los sándwich de crema de cacahuetes acompañados de mermelada de mora. Una mezcla que no había probado y que es una bomba, ya que la acidez del helado suaviza el dulzor del coulant y, como siempre, el contraste frío-caliente mejora el conjunto.

En resumen, deben tener claro que quieren ser un restaurante. Tienen buena base tanto en la cocina como en el producto. Ahora toca convencer al cliente que pase por la puerta que lo que hay dentro no es un bar de copas “cool”. Los primeros convencidos deben ser el personal de sala, que tienen que ver que ya no sirven copas ni son transportadores de platos, que sirven gastronomía y que la actitud debe ser otra (más explicación de los platos y más implicación en el servicio “gastro”). Una vez estén todos convencidos, acabarán por convencernos a todos. Si además le añaden un poco de paciencia para cambiar su tendencia de los últimos años, será un referente en la zona.

Artículo original publicado en la edición impresa del Diario La Verdad de Alicante el domingo 12 de junio de 2016:

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.