Restaurante Fresch Bar, un nombre que lo dice todo

El Fresch Bar en Facebook, por lo que se asocia fonéticamente a su nombre, está obligado a ser siempre un local fresco, abierto a cambios y en continua renovación. De momento van bien. Muy bien. Tras una inauguración por todo lo alto, evento que fue un pelotazo mediático en Alicante, han dado una vuelta de tuerca más en el concepto, centrando el tiro en lo alicantino, en la proximidad, en productos locales. Como no podía ser de otra forma, la mano de David Ariza en forma de asesor gastronómico se nota y mucho.

Este local va ligado, tanto en espacio como en gestión , al conocido Fresas y Chocolate (tampoco hay que olvidar que el nombre es un acrónimo de este segundo local). En la planta baja frescura e informalidad. En el primer piso calidez, intimidad y romanticismo. Pero eso será para otro momento. Hoy toca hablar de la oferta gastronómica que ofrece la planta baja. Tan interesante como dinámica. Sólo hay que seguir a su cocinero Miguel Angel Romero en las redes sociales para ver las ganas que tiene de hacer cosas nuevas. Los platos con níspero que ha colgado esta semana en Facebook son para babear antes de ir a probarlos.

La decoración del local sigue fiel al nombre. Un jardín vertical evoca de nuevo la frescura. Los colores suaves y la iluminación dinamizan mucho el ambiente y, junto a las mesas altas, dan una falsa sensación de que las cosas tienen que pasar rápido. Para nada. Hay que sentarse y disfrutar. Y elegir tanto los platos de carta como las opciones que te puedan ofrecer fuera de ella. Todo basado en un tapeo con un producto de diez.

Dentro de lo que podemos elegir como entrantes (aunque te avanzo que la carta invita a compartir todo y no tener un orden), la ensaladilla rusa, un clásico en cualquier bar, es de las mejores que he probado, gracias al magnífico producto usado y a la buena presentación. Otra gran elección es la coca de escalivada con sardina semicurada, donde el sabor del semisalazón compite perfectamente con la verdura asada. Y el pulpo “a su manera”, es decir, frito, es correcto, pero merece la pena sólo por probar la salsa de calabaza que lo acompaña y que tan bien armoniza con el salado del pulpo.

Si nos apetece pescado, aquí es donde dan lo mejor. Puedes empezar por un plato que es puro Alicante: la merluza con tirabeques, picada de almendras y crema de bullit. El pescado en su punto, la textura y sabor aportado por la almendra, la frescura de los tirabeques y todo unido por la crema. Sencillamente impresionante. Si te apetece jugar con otro tipo de sabores, el  tartar de salmón ahumado (por ellos mismos) con vinagreta suave de Jijona, rocas de aceite y cebollita encurtida es otro imprescindible. La mezcla de la dulzura del turrón, el vinagre y la grasa que aporta el salmón es sencillamente perfecta.

Pero si te apetece un par de platos más potentes, te recomiendo, por un lado, la fondue de queso de cabra con alcachofas e ibérico. Para mí, mal servida (ironía), porque deberían ponerla sin cubiertos y mucho pan. Pide dedos y mojar sin delicadezas. Por otro lado, el solomillo ibérico con cebollitas glaseadas al vino tinto y fresas puede completar cualquier comida. Las cebollitas, por sí solas, una maravilla.

Pero todo esto no acabaría bien sin unos buenos postres. Y aquí mantienen el nivel. Y sin desmerecer una muy buena tarta de Santiago, tengo que hacer hincapié en los helados artesanos de Rubén Álvarez. Quien los conozca sabrá de lo que hablo. El local que los tenga debería poner un luminoso en la puerta. Impresionantes. Aquí he probado el de haba tonka (con la tarta de Santiago comentada) y el de fruta de la pasión. Uno goloso, otro fresco. De verdad, no te vayas sin probarlos.

En resumen, el Fresch Bar es un sitio para lo que quieras. Una comida rápida (al mediodía tienen siempre plato del día), una cena informal o un homenaje por todo lo alto. Todo con un precio bastante ajustado. De momento, me ha sorprendido cada vez que he ido y no parece que vayan a dejar de sorprenderme. En esa dificultad basada en la exigencia de sorprender está su mayor virtud. Y viendo cómo trabajan y las ganas que tienen, es lo que les va a hacer estar mucho tiempo en primera línea.

Artículo original publicado en el diario La Verdad de Alicante el domingo 3 de abril de 2016:

También puedes encontrar opiniones de este restaurante en los siguientes blogs:

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.