Restaurante Casa Simón en Elche

Cuando en Elche se nombra el “arroz con conejo y caracoles” salen a la mesa varios nombres de restaurantes: Nugolat, Estanquet, Cachito, Matola… entre otros. Y esta vez fuimos al restaurante Casa Simón en Elche, uno de los que aparece siempre en esa lista.

Una casa de campo junto a la Vía Parque que entra a Elche desde Torrellano, es el destino a la hora del almuerzo de innumerables ciclistas y lugar de culto para quien le gusta el arroz con conejo y caracoles hecho a la leña. El local es el típico del campo ilicitano con varias zonas diferenciadas: una terraza, una zona intermedia, a mitad de camino entre el salón y la terraza, y unos salones con mesas y sillas de madera y decoración más bien escasa.

Restaurante Casa Simón en ElcheRestaurante Casa Simón en ElcheEsta vez, dejamos que pidiera un amigo del grupo, cliente habitual, así que ni miramos la carta ni escuchamos las opciones del camarero. Empezamos con un queso frito con mermelada de tomate. Plato correcto, donde la mayor dificultad está en la fritura, y fue ejecutada de forma perfecta: nada aceitosa y el queso con la consistencia correcta. Seguimos con unos calamares a la andaluza, buenos de sabor, pero algo duros. Empieza a ser habitual encontrarme con ese tipo de problema, más propio del tiempo de la fritura, en exceso, que de la calidad del calamar.

Restaurante Casa Simón en ElcheComo aperitivo, porque nos crecimos por el hambre que teníamos y las ganas de probar cosas, pedimos una de las especialidades de la casa: las chuletas a la brasa. De las mejores que he probado. Tiernas, de sabor profundo a cordero y, lo que a mí me gana: la mayoría “de palo”.

Restaurante Casa Simón en ElcheComo ensaladas, una especial de la casa, de esas que llevan de todo, y una espectacular de tomate y capellanes. El tomate dulce, tipo raff (sin serlo) y un capellán abundante y con el toque ahumado indispensable en estas ensaladas.

Tras esto llegó la razón de la visita, el arroz con conejo y caracoles. Un gran arroz, con abundante conejo, lo que le aporta ese plus de sabor. Buena cantidad de caracoles y pimiento rojo (lo que a más de un amigo le chirriará, pero que a mí me encanta). Las raciones, más que abundantes. Siendo 14, pedimos para 10 y sobró casi la mitad. Exagerado. Pero es un arroz que admite guardarlo y sacarlo unos días después, así que hubo raciones para quien quiso llevarse.Restaurante Casa Simón en Elche

De postre, algo habitual en este tipo de restaurante y que a mí me gusta más bien poco: el surtido de tartas y fruta. Por lo menos tuvieron el detalle de no ponerle helado. A pesar de esto, buenos postres. La conocida tarta de Thermomix de tres chocolates. Una espectacular tarta de Elche, de almendra con merengue, bien empapada de almíbar. Y otra tarta que no llegué a probar. En resumen, buena calidad pero que, presentada de otra forma (como postres independientes), ganaría mucho.

En cuanto al servicio fue rápido y atento, sin esperas entre platos, a pesar de todo lo pedido y añadiendo algún plato (como uno de chuletas) a mitad de la comida. Acompañamos toda la comida de agua y estupendas cervezas heladas Alhambra Especial.

La cuenta final se disparó a 87€ la pareja con niños. Excesivo pero sobre todo por la cantidad de comida. Sobró por todos lados. La ración de arroz está a 12€, algo habitual y nada desproporcionado para la cantidad y calidad. Las chuletas sí que me parecieron caras, porque 12€ por 5 chuletas, por buenas que estén, me parece excesivo. Y cayeron muchas Alhambra, cerveza tan buena como cara. En definitiva, caro pero pagado muy a gusto.

En resumen, sitio recomendable para probar su arroz, aunque una opción igual de interesante son las chuletas y, pendiente para otra ocasión, probar su embutido a la brasa. El salón/terraza de fuera es apropiado para estar con niños, ya que pueden salir a jugar mientras los vigilas por la cristalera (aunque es un parking abierto con coches). Seguramente repetiré, controlando más lo que pido, porque el arroz era magnífico.

Puntuación:

(AQUÍ LA EXPLICACIÓN DE LAS CATEGORÍAS)

Visibilidad Empresa: 2

Instalaciones/Ambiente: 5,2

Servicio: 7,3

Cocina:

  • General: 7,3
  • Postres: 5,7

Relación Calidad/Precio/Placer: 5

Nota media: 6,2

 

2 Comentarios

  1. luis anton

    Si tu le das un 7,3 a un sitio donde no cambian los cubiertos, atienden como si fuera un comedero , y las maneras hasta para abrir una botella de vino son taberneras. Tenemos otro nougolat o estanquet, no pidas mas alla de un arroz porque no te lo haran.

    Me llama mucho la atencion, de muchos restaurantes de los que aqui hablas creo que los sobrevaloras en exceso porque en parte desconoces como se trabaja de forma adecuada y profwsional.

    Responder
    • Félix

      Hola Luis,
      La verdad es que no he trabajado nunca en la sala de un restaurante, por lo que sólo puedo hablar como cliente. Quizá sobrevalore el trabajo que se hace en sala, es posible.
      Suelo dar más importancia al trato personal en el servicio que a si cambian los cubiertos o no. Son cosas que para mí sólo suman (si los cambian), pero no restan.
      En mi caso, no nos atendieron como en un comedero y tampoco te puedo hablar de cómo descorchan el vino, porque no lo pedimos. Pero prometo fijarme la próxima vez que vaya.
      Gracias por tu opinión. Siempre agradezco recibir críticas.
      Un saludo y sigue leyendo y opinando.

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.