La Cierva en Tibi

Hay restaurantes en los que pagas mucho más que la experiencia gastronómica. Tienen la suerte de estar en un entorno natural envidiable y en el que puedes pasar una jornada completa muy interesante. En el Restaurante La Cierva pasa esto (situado aquí). Justo en su puerta comienza la “Vía Verde Agost-Maigmó” que discurre por la antigua vía de tren Agost-Alcoy y que está perfectamente acondicionada para pasear con niños o en bici (en la parte de los túneles los niños se lo pasan bomba usando el móvil como linterna).

La Cierva en Tibi

Salón principal

El restaurante es una casa de campo típica de la zona. Con un exterior fácilmente accesible, con parking propio frente a unos corrales donde podemos ver cabras, ocas, ovejas, hasta algún cerdo vietnamita. También algún pavo real subido por el tejado de la casa, en libertad. El interior, totalmente rural, está dispuesto tal cual es la casa, con la ventaja que cada habitación da pie a un salón. El principal, está presidido por una chimenea, encendida en cuanto empiezan los fríos de otoño. Nosotros, al ser un grupo grande, acabamos en la última habitación, a modo de reservado lo que, yendo con niños, es de agradecer (tanto para nosotros como para el resto de mesas). Adornan las paredes, bajo el techo de ladrillo y vigas de madera, platos de cerámica y diferentes herramientas de campo. Todo siguiendo una coherencia con lo que te van a servir en los platos. Interior más que interesante.

Al ser un grupo grande y querer pedir varias cosas, encargué el día antes varias raciones de cochinillo y varias de cabrito, ambas en horno de leña (también se puede encargar cordero o codillo, entre otras cosas). La idea era completar estos platos con algún aperitivo, y así lo hicimos.

La Cierva en Tibi

Migas de pastor

La Cierva en Tibi

Lomo de orza

En primer lugar, un plato de migas del pastor. Realmente buenas, con el punto justo de embutido y pimiento. Sueltas, nada pesadas. Un buen plato. Tras esto, un lomo de orza, algo escaso ya que siendo una ración para dos personas, cada plato tenía cinco trozos que venían acompañados de ensalada. Aunque poca cantidad, de gran calidad. Muy bueno. Jugoso, nada seco y aliñado solamente con un poco de aceite de oliva. Por último, un plato de ciervo en salsa de un sabor muy intenso (no para todos los paladares). Carne sabrosa, aunque un poco seca. Acabamos mojando pan en la salsa.

Como platos principales el cochinillo y el cabrito asados en horno de leña. Dos grandes recipientes de barro presidieron la mesa y nos pudimos servir platos con ambas carnes. Difícil de elegir una, aunque siento una especial debilidad por el cochinillo y en este caso, estaba espectacular. Jugoso y con la piel tostada y crujiente. Una gran elección. Por poner un par de objeciones: por un lado, le faltaba jugo a las carnes para que quedaran más jugosas todavía y que cada uno pudiera ponerse lo que quisiera; por otro lado, buena parte de la mesa echó de menos una guarnición en condiciones con la carne. Si se hubieran añadido unas patatas asadas el complemento hubiera sido perfecto.

La Cierva en Tibi

Manzana asada

En cuanto a los postres, hubo varias opciones, como la tarta de queso, más parecida a un flan que a una tarta, era correcta. La tarta de chocolate, demasiado densa y pesada, no fue un acierto. Y lo que pedí yo, la manzana asada, correcta, con un almíbar acompañado de almendra bastante interesante.

Existe un menú para los niños, aunque algo caro (16€ por niño), consistente en un plato de jamón y queso, calamares, arroz caldoso y profiteroles. Demasiada comida para un niño normal y el arroz de un sabor demasiado intenso para ir dirigido a niños. Estaba bueno, pero para un adulto. Un niño no tiene el paladar adaptado todavía a sabores tan fuertes.

Quizá lo que más falló de la comida fue el servicio. Bastante flojo, salvo cuando apareció el encargado de los vinos. El camarero que nos tocó, sin hacerlo mal, le faltó lo que creo que es imprescindible en estos sitios: empatizar y asesorar. Ante mi pregunta de cómo completar los encargos de cochinillo y cabrito, se limitó a remitirme a la carta. Me gusta que me asesoren y más cuando lo pido. Si sólo traes y llevas platos, te conviertes en un mero transportador de platos. Tampoco se ofrecieron a emplatar las carnes. Siendo 12, podía haber sido un detalle (como cuando pides varios arroces y te ponen un par de cada clase por plato). Me apañé sirviendo y nadie se quejó 😉 

La cuenta final fue de aproximadamente 35€ por cabeza, acompañando toda la comida de cerveza y una botella de vino. En este caso, de los tres que pedí de la carta, no les quedaba ninguno. Así que finalmente me recomendaron uno bastante aceptable (siento no recordar el nombre).

En resumen, sitio recomendable para ir con niños y que disfruten de un buen paseo por la “Vía Verde” y de los animales de la pequeña granja del restaurante. Un par de horas de paseo hará que tanto pequeños como mayores lleguen con hambre para disfrutar de las raciones de carne que sirven en el restaurante. Buena calidad tanto en el producto como en las elaboraciones, aunque deben mejorar el servicio para que no parezca una comida cara. Merece la pena si estás dispuesto a pagar el día completo y disfrutar de una gran carne.

Puntuación:

(Aquí la explicación de las categorías)

Visibilidad Empresa: 4,5
Instalaciones/Ambiente: 7,5
Servicio: 4
Cocina:
  • General: 7,5
  • Postres: 5,2
Relación Calidad/Precio/Placer: 6,5

Nota media: 6,4

PD: Como el servicio profesional no está reñido con la calidad humana, contar que mi mujer perdió el móvil en el suelo del parking y una hora después llamamos, salieron y lo encontraron. Volvimos y allí estaba. Detalle importante que habla de la calidad humana del personal. Desde aquí: ¡gracias!

También puedes encontrar información sobre este restaurante en:

6 Comentarios

  1. eva amat

    Discrepo.. el servicio es excepcional.. afable, educado y profesional

    Responder
    • Félix

      Buenos días Eva:
      Primero, gracias por leerme y por dejar tu opinión.
      Es posible que tuviera mala suerte, pero cuento lo que me encontré. Tendrán, sin duda, otra oportunidad porque el sitio me gustó. Así que podré volver a valorar ese único punto que no me gustó.
      Un saludo.

      Responder
      • Martial

        Yo fui atendido por una joven camarera (septiembre 2020) y la verdad es que estuvo muy atenta y simpática. Posiblemente hayan cambiado de personal para bien….

        Responder
  2. Javier Dominguez

    Os resumo mi experiencia de hace unos meses en La Cierva.
    Reservé para una comida familiar de unas 15 personas. Como llevamos varios niños, encargué previamente un arroz para ellos, con la idea de no sufrir demoras ni encarecer en exceso la cuenta.
    El día de la comida llegamos temprano, incluso antes de la hora convenida (creo que las 14:30 h). Desde el momento en que nos sentamos a la mesa el servicio fue lento, muy lento ….Las entradas (correctas nada más, y escasas) tardaron en servirlas, pero los platos principales no llegaban. Llegó el momento en que tuvimos que llamar la atención al camarero porque eran las 16:00 h y a nosotros no nos habían servido la comanda, pero lo peor es que a los niños no les habían sacado siquera el arroz.

    Fue un esperpento , más cuando la cuenta fue desproporcionada con la calidad, cantidad y servicio recibido. Un desperdicio de sitio, al que solo salva el lugar donde está enclavado.

    Para excursiones con niños por la zona yo recomiendo el bar de la gasolinera del Maigmó, a poco más de un kilómetro. Carnes a la brasa, postres caseros, y una relación calidad precio muy ajustada. Y un servicio bastante mejor que en La Cierva.

    Responder
  3. Raúl

    Felix, he ido en 3 ocasiones y decirte que el servicion es bueno, pero un mal día lo tiene cualquiera!!!!
    Saludos

    Responder
    • Félix

      Buenos días Raúl:
      Por supuesto que un mal día lo tiene cualquiera. Y no he dicho que el servicio fuera malo. Sino que le faltaba mucho para ser un servicio bueno. Se limitaron a traer platos sin más. Creo que el sitio es ideal para ofrecer un valor añadido en sala.
      Un saludo.

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.