Restobar Gema Penalva, una carta sin principio ni final

[follow id=”felixcardona” ]

Restaurantes que te fascinan desde el primer día hay muchos. Sitios que volviendo una y otra vez siguen sorprendiéndote, hay menos. Lo difícil no es llegar, sino mantenerse. Pero además  debes mantener un interés en los comensales creando e innovando en la carta. Porque hay que reconocer, que somos fáciles de aburrir. Y cuando te aburres, buscas opciones diferentes y más divertidas.

Y ahí está el mérito de Gema Penalva. Mantiene un nivel de los más altos de Alicante y no deja de sorprenderte. A una carta no demasiado amplia, suma opciones fuera de ella que varían cada día que vas. Y esta carta no tiene ni principio ni final. Para mí nunca ha tenido orden. No veo principales, aunque las cocas puedan parecerlo. Ni entrantes, aunque opciones hay de sobra para llenar ese apartado. Lo interesante, y que entronca con la personalidad de los propietarios, es que todo está pensado para compartir.

Restobar Gema Penalva, una carta sin principio ni finalAsí que lo mejor es elegir sin orden ni concierto. Deja que la coherencia la pongan ellos. Puedes empezar con el imprescindible surtido de croquetas. ¿Entrante? ¿Plato principal? Con tanto sabor, qué más da. De jamón con salsa de pimientos del piquillo. De huevo acompañada de salsa de eneldo (es el único sitio que conozco que las hace). De marisco, negra por la tinta, con un sabor a mar espectacular. Una buena ensaladilla, brochetas de pollo con salsa de mostaza y miel o unas espectaculares habitas con pulpo.

Llegas a lo que se pueden considerar principales, las cocas, pero que seguirás compartiendo. Bases de coca de mollitas o del pastor (más fina y crujiente), con ingredientes que aportan sabores y combinaciones para todos los gustos. De mollitas con escalibada y anchoas, con tomate y salazones, la imprescindible de vieira y jamón. De las cocas de pastor, más contundentes, hay que probar la de carrillera de ternera y la de secreto ibérico, con morcilla y manzana.

Pero como la idea era no aburrirse, puedes preguntar qué tienen fuera de carta. Y hazlo con confianza. Desde el primer día te darás cuenta que el consejo es sincero y puedes dejarte llevar (extensivo a los vinos, carta corta pero con opciones sorprendentes). Si lo tienen, quizá su mejor plato sea el foie a la plancha sobre un pan brioche de mantequilla y sésamo, con huevo poché y manzana en dos texturas. Para dejarte sin palabras. La crema de calabacín con huevo poché y aceite de trufa también es imprescindible. Y cada día te sorprenderán. Mejor dejarse llevar.

Y si llegas a probar todo lo anterior, acércate entre semana al mediodía y pregunta qué tienen de plato del día, podrás probar unas albóndigas exquisitas, unas lentejas con pulpo espectaculares y platos de cuchara de toda la vida como las alubias con almejas. Cocina tranquila hecha con mucho cariño.

Y para acabar, no te vayas sin un postre. Puedes ir desde la explosión de sabor del cremoso de mascarpone o del brownie a la suavidad de la espuma de natillas. También pregunta qué tienen fuera de carta. Opciones interesantes. Recuerda, nada de aburrimiento.

En resumen, en Gema Penalva encontrarás un ambiente relajado. Servicio exquisito que algunos califican de “excesivamente informal” pero, ¿a quién no le gusta sentirse como en casa desde el primer día? Cercanía, discreción, atención, confianza y mucha honestidad. Desde la cocina a la sala, perfectamente sincronizadas. No son dioses. Ni ganas de serlo. Sólo son currantes apasionados por la cocina. Esperemos que nos sigan sorprendiendo durante mucho tiempo. Será señal de que siguen sin aburrirnos.

COCA DE MOLLITAS

Coca típica alicantina consistente en una base fina y crujiente (también puede ser de hojaldre) hecha con agua, harina, aceite y sal. Con esos mismos ingredientes, a mano en un plato, a base de mezclar aceite, harina y sal, se crean unas bolitas más o menos uniformes (las mollitas) que se ponen sobre la base. Se cuece en el horno hasta que esté dorada. Hoy en día se rellenan con diversos ingredientes como jamón y queso o chocolate.

Artículo original publicado en el Diario La Verdad el día 17 de mayo de 2015:

– La Verdad: “Una carta sin principio ni final

– Las Provincias: “Una carta sin principio ni final

0 comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Autóctonas de Galicia, terneras con historia - La Gastroteca de Félix - […] razas de animales y la producción aumente. De momento, podremos degustarla (y no siempre) tanto en Gema Penalva como…

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.