Restaurante Nueva Casa del Mar en Santa Pola

Artículo original publicado en el periódico La Verdad el domingo 3 de mayo de 2015

– En la web de La Verdad: Nueva Casa del Mar, cocina de lonja

– En la web de Las Provincias: Nueva Casa del Mar, cocina de lonja

[follow id=”felixcardona” ]

En un pueblo con puerto, con buen clima durante 9 meses al año y una población de interior bastante estable, es una gran idea volcar todo el ocio gastronómico hacia esa zona. Y eso lo ha hecho muy bien Santa Pola. Con un nuevo paseo para disfrutar desde primera hora hasta bien entrada la tarde. Desde una cerveza al sol, a dar un buen paseo y terminar comiendo un buen arroz en un sitio como al que vamos hoy.

Restaurante Nueva Casa del Mar en Santa PolaFrente al amarre de la famosas “tabarqueras”, tenemos el edificio del Instituto Social de la Marina, en cuyos bajos se sitúa un restaurante que por la decoración, tanto del local como de los platos, te hace volver a los años 80. Un pequeño bar da paso a dos salones, uno de ellos adaptado a un patio interior. Antes pasas por delante de una vitrina con los pescados del día de la lonja que tienen a pocos metros y que es su proveedor principal de pescados y mariscos.

Esta tradición en la decoración se ve reflejada tanto en el personal como en la carta. Ambos de toda la vida. Una nueva generación aporta juventud al servicio y bastante dinamismo, algo que se respira desde que entras, ya que desde una cocina bastante limitada en espacio y recursos salen los arroces a un ritmo muy elevado.

Pero si en algo destacan es por su menú los fines de semana. Es tan raro como triste no ver menús interesantes en sitios turísticos. Pues aquí tenemos una excepción. Por 18€ tienes un menú con varios entrantes y un arroz a banda realmente interesante.

En los entrantes dominan las frituras, pero de una calidad notable en la ejecución. Empiezas con unos calamares y sigues con un pescadito frito variado (en una ocasión un plato entero de palallas espectaculares). Y terminas con una ensalada de la casa donde nada sorprende, pero está bien hecha. Lechuga, zanahoria, tomate, rodajas de pimiento y cebolla crudas, huevo duro y olivas. Sin complicaciones. Una transición a lo realmente importante: el arroz.

Y cuando hemos llegado a este punto no nos hemos salido casi nunca del guión que requiere el sitio, es decir, un arroz a banda (aunque la fideuá también es magnífica). Se trata de un arroz bien trabajado, porque el caldo que hay detrás del mismo se nota de una calidad excepcional. Sabor potente, punto perfecto del arroz, tropezones de calamar y en cantidad muy abundante. Imprescindible y de los mejores que he probado por la zona. En este punto es donde se nota que hay una buena mano en la cocina y que la tradición y el producto son importantes.

En cuanto a los postres, tienes varias opciones de tartas muy interesantes, como la de chocolate con bizcocho de almendra. Pero quizá en este punto merezca la pena salirse del menú y pedir el soufflé Alaska que preparan con helado de turrón y terminan flambeándolo delante del comensal. Plato que resume el espíritu del restaurante: tradición, producto de calidad y cocinado casi desde la lonja con un cariño especial hacia el comensal.

 

ARROZ A BANDA

En su origen el arroz a banda era la comida habitual en los barcos de pescadores. Primero se servía el pescado con su caldo acompañado de patatas y alioli. Después el “arroz aparte” (a banda en valenciano) hecho con ese mismo caldo. Este conjunto es lo que hoy se conoce como caldero. Hoy en día ha evolucionado y entendemos como “arroz a banda” el arroz hecho con caldo de pescado y servido con o sin tropezones (de calamar, sepia, rape, gambas, etc.)

 

2 Comentarios

  1. Mariló

    Simplemente sin palabras, mil gracias de todo corazón!

    Responder
    • Félix

      Un placer. A seguir trabajando como hasta ahora y no parar de mejorar.
      Un saludo.

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.