Restaurante L’Atelier en Alicante

En pleno casco antiguo, justo a espaldas de la concatedral de San Nicolás, se encuentra el restaurante L’Atelier en Alicante. Quizá demasiado escondido, pero con una fama bien ganada al ofrecer unos menús cuya relación calidad/precio destacan por encima de la media.

Un local pequeño, con capacidad para poco más de 25-30 personas, elegante, con paredes de piedra que le dan un toque que encuadra muy bien en los edificios y el barrio que le rodea. Todo un acierto. Mesas cómodas, muy amplias y elegantemente vestidas. En definitiva, un local perfecto para comida de negocios  o algo más íntimo en pareja.

La carta está dividida en varios menús, con uno del día por 13€ (el que escogimos) y varios “especiales” de 25€ con diferentes opciones. Muy bien presentados en carta. Da gusto ver que se trabaja desde el primer momento la presentación.

Restaurante L'Atelier en AlicanteMientras elegíamos los platos del menú y para acompañar la bebida, nos dejaron unas olivas maceradas en un aceite con toques de sésamo, realmente espectaculares, servidas en unas cucharitas, con un par de unidades por persona. No sé si estaban mejor las olivas o el caldito de la maceración. Para pedir un plato aparte y mojar con vicio. Por cierto, un pan que también sirvieron al principio, realmente bueno. Tres pequeños panecillos por persona, hechos por ellos según indica la carta, suaves y tiernos. Un gran comienzo.

Restaurante L'Atelier en AlicanteEl menú diario constaba de un entrante, un primero, un sorbete de transición, el segundo plato y el postre. Largo, muy largo. El primer plato que elegí fueron unos espárragos a la plancha con aceite de ajo sobre hojas verdes, almendras y migas de jamón serrano. Quizá el plato que más me gustó de los que probé. Gran idea para darle una vuelta a las habituales ensaladas. Los espárragos verdes eran finos y sabrosos, perfectamente hechos. Todo el conjunto muy bien pensado, partiendo de una gran sencillez. Muy recomendable.

Restaurante L'Atelier en AlicanteTras esto, como iba con hambre aposté fuerte (por lo largo del menú) y pedí un arroz cremoso de magro de cerdo y verduras, con un fondo de carne, perejil y pimentón dulce, acompañado también de garrofó y trozos de pimiento verde. Para mi gusto, le sobraba el pimentón y le faltaba sabor, algo de contundencia. Perfecto el punto del arroz y muy buena melosidad. Un plato correcto.

Restaurante L'Atelier en AlicanteTras esto, y como transición, nos trajeron un vasito con un sorbete, creo recordar que era de fruta de la pasión, bastante bueno y un detalle a destacar en un menú del día, por ser poco habitual. Así llegamos al plato principal, en mi caso un asado de tira de ternera asturiana sobre boniatos asados al tomillo. Un buen trozo de carne, perfectamente hecho. No es una carne precisamente tierna, pero de sabor es espectacular como corresponde a esta parte de la ternera. El dulzor de los boniatos acompañaba de maravilla la potencia del asado de tira.

Restaurante L'Atelier en AlicantePor último, de postre, entre las opciones de fruta o tarta, nos decantamos por esta última opción. Todo un acierto. Una tarta de chocolate con crocante de cacahuete y mouse de chocolate. Realmente espectacular. El único fallo fue que la capa superior de chocolate era demasiado gruesa, haciéndola demasiado dura para partirla con la cuchara, lo que hacía incómodo comerla. Pero esa incomodidad se te olvidaba cuando la probabas. Potente, sabrosa, jugosa, con todos los sabores perfectamente definidos. Muy buena.

Todo lo acompañamos de alguna cerveza, un Martini y una botella de vino blanco frizzante Estrella de Murviedro bien fresquito, para mi gusto demasiado dulce para aguantar los sabores de la comida, pero un buen vino para tener en cuenta en otras ocasiones. Al final, con estas bebidas, quedó una cuenta de 20€ por cabeza. Precio perfecto para lo comido.

El servicio en todo momento fue muy atento y cercano, sobre todo a la hora de plantear opciones a una de las comensales en cuanto a ingredientes y platos a cambiar. Algo muy valorable dentro de las rigideces que suelen tener los menús del día. El ritmo entre los platos fue algo lento, ya que la comida se alargó más de lo que debe ser un menú entre semana. Pero valió la pena cada minuto pasado.

En resumen, el restaurante L’Atelier en Alicante es un lugar perfecto para disfrutar de una comida o una cena con una relación calidad/precio como hay pocas en Alicante. Ambiente relajado que te sirve tanto para una ocasión formal/laboral como para una íntima/romántica. Sitio muy a tener en cuenta en pleno casco antiguo de Alicante.

Puntuación:

Empresa/Visibilidad: 6,5

Ambiente/Instalaciones: 7,8

Servicio: 6,2

Comida:

  • General: 7,3
  • Postre: 7,6

Relación Calidad/Precio/Placer: 8

Nota Media: 7,2

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.