Restaurante El Veintiséis en Arenales (Elche)

Durante estos últimos años estoy siendo testigo, porque vivo muy cerca, del éxito del Restaurante El Veintiséis en Arenales (Elche) en Avenida San Bartolomé de Tirajana 42. Es tal el boom del establecimiento, que ha llegado a “comerse” al restaurante chino de toda la vida que había al lado, ocupándolo como ampliación. El concepto del Veintiséis es el que es: comida barata y en cantidad a una calidad justita en una terraza que es más un chiringuito que un restaurante. Está claro que la idea es buena porque está a reventar siempre.

Y digo que es más un chiringuito que un restaurante porque, dada la cercanía a la playa, lo normal es encontrarte a los clientes con bañador y chanclas, incluso por la noche, y familias enteras que buscan ese menú barato para mediodía o para cenar. En una terraza con tanta gente, casi amontonada para optimizar el espacio al máximo, pasa lo que tiene que pasar: calor agobiante (los ventiladores que hay no dan abasto), no mucha limpieza y griterío tremendo.

Como sabéis, he ido probando otros locales de Arenales durante el verano, ya que mis preferencias van por otros caminos, pero finalmente me he acercado a cenar y probar uno de los menús que tienen por la noche, consistente en una ensalada al centro, un primero y un segundo a elegir entre varias opciones, postre y una bebida. Todo por 12€.

Restaurante El Veintiséis en Arenales (Elche)Así, en primer lugar te ponen una ensalada mixta al centro. Sin más. Lechuga, tomate, maíz, aceitunas y cebolla. Algo para comer mientras esperas que te vayan trayendo los platos. Nada a destacar.

Al ser cuatro personas, nos decidimos a pedir cuatro primeros distintos, para ponerlos al centro y probarlos. Así que pedimos los calamares a la romana, bien fritos, tiernos, aunque sin mucho sabor. Correctos. También pedimos unas croquetas de jamón, con una montaña de mayonesa en el centro adornada por un tomate cherry cortado por la mitad (no entendí la composición). Unas croquetas que estaban bien mientras estaban calientes, pero que por error dejé enfriar un poco y se convirtieron en un bloque pegajoso tipo “caramelo de café con leche” de los que se pegan al paladar. Totalmente prescindibles. Después un revuelto de setas y gambas, con el huevo poco cuajado, bastante bueno, pero con unos trozos de setas enormes y blandujos, con una textura muy desagradable de comer para mi gusto. También pedimos una ensaladilla rusa que trajeron una vez teníamos los platos principales ya que se les olvidó. Una ensaladilla perfecta si te gusta el vinagre, porque sólo sabía a eso, a pesar que no se veía mucho tropezón de variantes. Para mi gusto mala hasta decir basta.

Restaurante El Veintiséis en Arenales (Elche)Llegamos a los platos principales tras una espera algo larga. Yo pedí un codillo al horno (sí, para cenar… hay que terminar el verano por todo lo alto). La carne muy tierna, jugosa y en buena cantidad (no era todo hueso), pero de sabor bastante plana e insulsa, con una guarnición de patatas fritas bastante pobre. Mi mujer pidió una dorada a la espalda que resultó ser media dorada enorme, con un majado de ajo y perejil por encima y las mismas tristes patatas de acompañamiento. El sabor de la dorada me pareció sospechoso, por intenso, y no precisamente a mar… Comimos los dos y a ninguno nos sentó mal, así que todo correcto J. El resto de comensales pidieron un entrecot de ternera, con la misma guarnición que los platos anteriores pero sobre un poco de pisto, que no llegué a probar.

De postre todos pedimos tarta de chocolate (no hay foto), bastante correcta, jugosa y con buen sabor, aunque de tamaño algo pequeño para lo que es habitual en muchos locales últimamente (lo que en el fondo se agradece). La tarta de almendra que ofrecieron como opción se había acabado, así que me quedé con las ganas de probarla.

Todo lo acompañamos de agua, unas cervezas y un refresco, lo que dejó la cuenta final en 13€ por persona. Un precio interesante para las cantidades que se sirven, aunque está claro que no hay que ir buscando calidad (pero este tema lo desarrollaré en otro artículo más genérico). El servicio es de aprobado justito, habiendo momentos que se retrasan y no atienden las peticiones ya que no dan a basto con tanta gente.

En resumen, es tu sitio si no te importa comer en un restaurante similar a un chiringuito, en el que pagarás poco y comerás bastante, sin disfrutar de una gran cocina, donde sudarás lo que comas (no quiero imaginar lo que debe ser al mediodía) y podrás gritar todo lo que quieras si quieres comunicarte con el resto de la mesa. Si buscas otra cosa, tienes muchas más opciones en Arenales.

Ambiente: 2

Servicio: 5

Cocina: 5

Postre: 6

Relación calidad-precio: 5

Nota media: 4,6

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.