Chiringuito Azul en la playa del Carabassí (Santa Pola)

Hoy os dejo una breve reseña del Chiringuito Azul en la playa del Carabassí (Santa Pola), al pasar Arenales y la zona de la Ermita. Antes de nada, enhorabuena a la gente que lleva su página web. Sencilla pero con información actualizada. Muchos establecimientos deberían aprender.

Como su propio nombre indica, es un chiringuito en toda regla. Con sus mesas y sillas de plástico y al aire libre, aunque techado. Por la noche se está a una temperatura bastante agradable. La única pega es que cruce la carretera justo por delante, dejando la playa al otro lado (si no fuera así, sería ideal para ir con niños). Aún así, tanto la parte de playa como la parte de montaña (a las faldas del faro de Santa Pola) lo hace estar en un entorno inmejorable.

Fuimos a cenar, con antojo de sardinas, así que nos limitamos a pedir algo de picar y dos docenas de sardinas a la plancha para 4 personas.Como aperitivo pedimos un plato de gambusín frito, bastante correcto, aunque le faltaba algo de sabor. En segundo lugar, unos calamares a la romana, buenos de sabor, aunque bastante duros. Un plato prescindible.

Las sardinas, de buen tamaño, estaban perfectas, se notaba que eran frescas, con un sabor profundo y de textura firme. Quizá, para los que nos comemos la parte de la piel, algo saladas, pero pasándoles el cuchillo se podía quitar fácilmente el exceso.

Como postre pedimos los dos que señalaban como caseros. Por un lado una mouse de chocolate con nata, buena de sabor, aunque muy dura. Poco que ver con una mouse o sí con una mouse hecha con mucho tiempo de antelación. Por otro lado, un arroz con leche, de nuevo bien de sabor, pero el grano duro, entero, al que le faltaba por lo menos 10 minutos de cocción. En resumen, todo el tiempo que le sobró de antelación a la mouse, le faltó al arroz.

El servicio rápido hasta que se llenó. Sí que hay que tener en cuenta que la cocina no abre hasta las 21:30. Nosotros llegamos a las 21:20 y nos tocó esperar 10 minutos. Una vez se llena, es lógico que se retrasen un poco, pero fuimos bien atendidos.

Fuimos cuatro personas más mi hija, tomando 6 cervezas, un tinto de verano y una botella grande de agua. Mi hija tomó un más que correcto bocadillo de salchichas (buen pan y buen embutido) y un helado de postre. La cuenta quedó en 17€ por cabeza (68€ en total). Teniendo en cuenta que los postres son totalmente prescindibles por su calidad y que costaba cada uno 4€, es un precio correcto. En otro momento sería interesante probar, al mediodía, sus arroces, aunque me llegan opiniones distintas sobre su calidad.

Ambiente: 5

Servicio: 6

Cocina: 6

Postres: 3

Relación calidad-precio: 6

Nota media: 5,2

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.