Restaurante Nou Arcos en Arenales del Sol (Elche)

En determinadas zonas de playa es complicado encontrar sitios buenos para comer y más aún de menú, así que el restaurante Nou Arcos en Arenales del Sol (Elche) ha sido un gran descubrimiento este año (realmente ha abierto hace un par de meses). Parte de la base de ser un local histórico de Alicante, aunque últimamente con opiniones contradictorias. Pero hoy me limito a hablar de su nuevo local en la playa.

Así que nos acercamos a probar el menú que tienen de 14’90€, con un par de platos de primero, varios principales, bebida y postre. El local está recién reformado, con una buena terraza y un local interior amplio. Nosotros comimos dentro ya que se estaba más fresquito que fuera. Al entrar, dejas a la izquierda una amplia barra y pasas al comedor dejando una gran vitrina con el pescado y marisco fresco del día (hay algunas imágenes en la página de Facebook realmente apetitosas). Decoración marinera, con un gran mural de un puerto pesquero (que no he conseguido identificar), con mesas amplias y cómodas. Un locar realmente agradable.

Mientras traían los primeros elegidos, nos pusieron un par de ensaladas enormes, con canónigos y lechuga, además de tomate, cebolleta, olivas partidas y olivas negras, maíz, unas láminas de mojama y atún en escabeche (acompañado de un majado del escabeche con pan rallado). Una gran ensalada perfecta para ir abriendo boca y empezar el menú.

Como primera opción había que elegir entre plato de jamón serrano o fritura variada. Al ser cinco personas, elegimos tres de fritura y dos de jamón. La fritura se componía de 6 buñuelos de bacalao, unos chopitos a la andaluza y unos boquerones en adobo. Todo bien frito, nada aceitoso. Muy buen sabor. El jamón, sin ser nada del otro mundo, era correcto. Sin ser una cantidad excesiva, era suficiente para apañar un buen aperitivo previo al plato fuerte posterior.

Para ese plato principal, ante varias opciones de carne, pescado (incluso unos callos de bacalao o manitas estofadas) y arroz a banda, nos ofrecieron arroz meloso de pulpo, así que elegimos este plato todos los comensales. Para mí un verdadero acierto. Cantidad de sobra (pudimos repetir tres personas), con un sabor a pulpo realmente bueno y profundo, con el punto del arroz en su punto, al que se le añadieron trocitos de pimiento verde. Destaco el sabor a pulpo, ya que en pocas ocasiones he comido un arroz con un sabor tan conseguido. Supongo que se usó buena parte del agua de la cocción para realzar el sabor del arroz.

Por último, como postre, elegimos natillas, flan y profiteroles, además de sandía, todo casero. Yo comí la sandía y probé los profiteroles, de nata con chocolate. Correctos, pero sin sorprender. El resto de postres gustó a la mayoría, destacando el ser realmente caseros.

El servicio fue perfecto en todo momento, atento con nosotros y con mi hija, a la que le hicieron una tortilla con patatas cuando no se comió el arroz (para una niña era un sabor demasiado potente).

Todo lo acompañamos de varias cervezas al principio de la comida (que acompañaron de una cortesía de pan con tomate y sardinilla), continuando con una botella de vino tinto de la casa (Carril Cruzado), un vino correcto sin más, que se bebía de forma fácil. Salimos a 17€ por persona. Un precio más que interesante.

Conclusión: un sitio al que volveré, porque por 3€ de diferencia, le da mil vueltas a otras opciones muy cercanas y con mucho éxito donde se come amontonado y mucho peor. Y sí, los que coméis habitualmente por Arenales ya sabéis de qué sitio hablo… 😉

Ambiente: 8

Servicio: 7

Cocina: 7

Postre: 6

Relación calidad-precio: 7

Nota media: 7

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.