Home / Tag Archives: Cenar en el centro de Elche

Tag Archives: Cenar en el centro de Elche

Restaurante: Tapas&Vinos en Elche

El pasado 13 de agosto, día de la Nit de l’Albá en Elche, noche complicada para cenar por el centro de la ciudad, fuimos a un sitio al que le tenía ganas desde que abrieron. No lo clasificaría ni como restaurante ni como bar, ya que es un local pequeño, muy bien decorado, con mesas altas en el interior y unas insufribles butacas de madera (¿no había nada más cómodo que pudiera ir bien con la decoración?) además de unas mesas en la calle peatonal de la entrada. Se trata de Tapas&Vins, también con algún rótulo en la puerta correspondiente a la empresa “Arte ibérico”, junto al CEU, en la calle Carmelitas 2 en el centro de Elche, a 200 metros de la plaza del Ayuntamiento. Zona, por cierto, que se está convirtiendo en el centro del tapeo ilicitano, con bastantes locales para picar “de barra” (por ejemplo la Barra Sabors de la que ya hablé).

Como introducción al sitio voy a copiar su descripción en la página que tienen en Facebook: “Un espacio donde poder compartir los mejores ibéricos con los mejores vinos a precios tranquilizadores”. Me encanta el final. Lo que ofrecen es una selección de productos ibéricos (habría que definir exactamente qué significa esto) maridados con vinos de la Bodega “Vins del Comtat”. Aquí me gustaría decir que son vinos con una personalidad brutal, es decir, distintos a los que te puedes encontrar habitualmente en vinos de esta zona. Nosotros pedimos un par de copas de “Peña Cadiella”, muy bueno, aunque con aromas a tierra y humedad que, particularmente, no me resultan agradables, pero que cambia en boca dando un vino interesante. Y dos copas más de “Santa Bárbara”, que acentuaba los aromas anteriores, resultando demasiado potente en boca para mi gusto. Será cuestión de seguir probando estos vinos.

Platos de Tapas&Vins

El sitio es perfecto para algo rápido e informal, ya que no tienen una cocina muy elaborada, sino basada en tapas frías, que apuntas tú mismo en un papel una vez has consultada la carta, que presentas en barra y te van llamando conforme salen tus platos. Sistema que conocía por la franquicia de “100 montaditos” pero que no había visto en otros locales. Creo que es un sistema que funciona bien cuando hay poca gente, pero si el sitio está lleno la cosa se puede complicar y volverse bastante incómoda. En este caso el local estaba con poca gente, por lo que la cena fue muy rápida.

En primer lugar pedimos dos tablitas de lomo ibérico y de queso de Mahón. Muy buenas las dos. En segundo lugar una tabla variada de tapas, que no indican de qué son, pero que fueron todo un acierto. Por un lado había un rollito de pan con sobrasada, en forma de espiral, con un sabor muy suave pero de mucha calidad. En segundo lugar una tosta con tomate seco y atún, con una reducción de vinagre de Módena. Y por último, una coca de mollitas con un trozo de anchoa y otro de queso, bastante ridículos por pequeños, pero que combinaban bastante bien cuando coincidían en la boca.

Tras esto habíamos pedido un par de “flautas”, dos bocadillos con pan tipo “baguette”, grandes para su precio (2,50€ cada una). Una de jamón ibérico y otra de sobrasada con queso de Mahón. Particularmente me gustó más la de sobrasada, aunque ambas estaban muy buenas ya que los ingredientes son de mucha calidad y el pan es aceptable. Por ponerle un “pero”, quizá estaban excesivamente aceitosas.

Sin postre pero bien cenados, quedó en 22€ dos personas, es decir, un precio más que aceptable. Bien es cierto que la cena tiene poca elaboración y no fueron cantidades exageradas, pero hoy en día, comer cosas de calidad a un precio ajustado, es importante. En definitiva, sitio recomendable para probar unos buenos vinos y picar algo informal.

Ambiente: 6

Servicio: 5

Cocina: 6

Postres: -

Relación calidad-precio: 7

Nota media:  6