Pinsería Il Grano en Elche | La Gastroteca de Félix
Pinsería Il Grano en Elche

Lo mejor de mi afición a la gastronomía es conocer gente interesante que gestionan restaurantes con personalidad. En esta ocasión conocí Il Grano, el nuevo local de Simone Basile en Elche (él gestiona este y su hermano pequeño el local de Santa Pola). Una “pinsería” en la calle José García Ferrández 1 , cerca de la plaza Madrid. Un local pequeño, con espacio para poco más de 20 comensales y con una inclinación a la comida para llevar bastante marcada.

Y sí, he dicho pinsería. Parecido a las pizzas, pero no son pizzas. Parece una focaccia, pero tampoco lo es. Del latín “pinsere” que significa aplanar y que también hace referencia a cómo  se trabaja la masa con las yemas de los dedos, de forma algo tosca, dándole la forma más ovalada, incluso cuadrada, que es a lo que tiende de forma natural la masa (la obligamos a ser redonda en las pizzas). La masa de las pinsas está hecha con una mezcla de distintas harinas (trigo, soja, arroz), agua, aceite y sal. Las proporciones varían y cada maestro pinsero busca su masa como gran objetivo, algo que la haga única.

Ahí es donde se encuentra Simone después de 20 años de trabajo en restauración y muchos estudiando, trabajando y perfeccionando la pinsa. Con un punto de obsesión que me encantó, buscando la máxima hidratación de la masa y buscando largas fermentaciones de más de 48 horas, que consiguen unas digestiones mucho más agradables y menos pesadas que las habituales en pizzas menos trabajadas. Otro punto a su favor.

Trabaja con productos italianos, como debe ser. Desde la cerveza, muy buena la Menabrea, tanto rubia como roja, hasta el vino y, por supuesto, la Grappa. Probamos una tabla de quesos y embutidos realmente buenos. No podía faltar uno de mis quesos preferidos, el Pecorino, con ese punto picante y salado que me vuelve loco. Además de los habituales prosciutto o especk, descubrí el guanciale, con toda su grasa y sabor. Realmente bueno.

Junto a unas frituras con algunas croquetas, queso frito y alguna preparación adicional, pasamos a lo que más nos interesaba: las pinsas. Varias opciones para compartir y probar. Poco que añadir a las fotos que acompaño. Masas hinchadas de aire, horneadas perfectamente, esponjosas y húmedas por dentro, crujientes y tostadas por fuera. Un espectáculo.

En resumen, hay que conocer a Simone y su trabajo. Se define como un “gitano de Roma” (algo que me encantó). Me encantan las personas que viven con pasión lo que hacen. Que son transparentes. Que no tienen problema en decir lo que piensan sin importarles lo que piensen los demás. Una gran seguridad en sí mismos y un punto de arrogancia positiva que cautiva. Ganas enormes de compartir su pasión. Con la importancia de trabajar por y para la familia, que se convierte en el faro que le hace moverse impulsivamente hacia todo lo que le puede ayudar a conseguir su objetivo. Hay que seguirlo muy de cerca.

2 Comentarios

  1. Carlos Manuel Navas Ramírez

    Qué alegría volver a leerte. Mucho ánimo y un abrazo

    Responder
    • Carlos José Navas

      Coincido con mi padre, me ha dado una alegría inmensa volver a leerte… y sitio apuntado para ir a probarlo 🙂

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.