Restaurante Mesón Marinero

 

Calle Fernando Díaz de Mendoza 7-9, 03008, Alicante

 

Teléfono: 965.11.38.07

 

Información en Internet (pincha en los enlaces):
www.mesonmarinero.com
Facebook: Mesón Marinero
En TripAdvisor

El local:

Antigua casa habilitada como restaurante. Un gran salón diáfano, con una barra al fondo justo delante de una cocina abierta (¡cómo me gusta!). Detalles marineros en la decoración, como no podía ser de otra forma, y varias pizarras con los platos y sugerencias del día (otro detalle que me gana siempre).

Lo que comimos:

Menú del día de 18€ incluyendo una bebida y postre.

Empieza con una ensalada de lechuga, tomate, cebolla y atún servida en un bol y acompañada de aceite de oliva virgen extra en una monodosis con forma de aceituna de la marca Alcalá Oliva. Ensalada sencilla pero con ingredientes más que correctos.

Seguimos con cuatro croquetas de jamón, con un toque de pimienta que las hace diferentes, ya que estaba muy marcado. No son  ni las más sabrosas ni las más melosas que he probado, pero de notable alto.

Un revuelto de setas correcto fue el último entrante. Se nota que no es época de tener setas de calidad, pero quedó bastante bueno, con el huevo en su punto.

De plato principal elegimos dos para poder probarlos. Por un lado unos enormes salmonetes fritos. Sabrosos y con la fritura perfecta. Jugosos por dentro, con la piel tostada, nada aceitosos. De 10.

Pero si de 10 eran los salmonetes, la corvina a la espalda habría que darle un 20. Sabor espectacular, cocción perfecta  y unas láminas de ajos crujientes que acompañaban de lujo al pescado. El aceite justo para mojar y que no quedara el conjunto aceitoso. Lástima haberla tenido que compartir… jejeje

De postres también elegimos dos. Por un lado un tiramisú con excesiva crema para mi gusto (¿eres de crema o bizcocho?) y con poco sabor a café. En su favor, resultaba ligero y poco dulzón. Vendido como “mousse de tiramisú” se aproximaría más a lo que era. Por otro lado una leche frita bastante especial. Como nos comentó el propietario, era la receta de su madre. Una leche frita intentando enmascarar el sabor a leche que no le gustaba de pequeño, por lo que aparecía un exceso de yema de huevo o de maicena, aproximándose más a unas natillas fritas. Buenas de sabor, pero yo soy de sabor a leche en la leche frita.

Nos tomamos un par de cervezas por cabeza y un café, dejando la cuenta en 21€ por persona. Quizá para ser un menú del día es elevado, pero la calidad del producto lo merece (sólo por probar los pescados merece la pena pagar ese precio).

El servicio:

Mención aparte merece el servicio. El propietario sencillamente espectacular (la otra camarera, si sonriera de vez en cuando… quizá no fue su día). La explicación de los platos del menú con detalles, razonando, sugiriendo, preguntando. Me encantan los servicios en mesa que acaban en diálogo. Momento de inflexión: cuando nos contó que hace tiempo compraba merluza del Cantábrico y que, tras unos temporales, no le pudieron servir y su proveedor le aconsejó probar la corvina del Mediterráneo. Desde ese mismo momento no pide merluza. Soy muy simple, me ganó para lo que quiera desde ese instante. En resumen, servicio perfecto. Da gusto.

Local muy recomendable para cualquier comida, sea con amigos, negocios, familia. Si te gusta el pescado, es tu sitio. Tendré que volver y, si mantiene el nivel, se convertirá en una referencia para comer pescado en Alicante. Mucha calidad de producto y muy buena mano en cocina y sala. 

Puntuación: 

(AQUÍ LA EXPLICACIÓN DE LAS CATEGORÍAS)

Visibilidad Empresa: 7,4

Instalaciones/Ambiente: 6,5

Servicio: 7,8

Cocina:

  • General: 7,4

  • Postres: 5,9

Relación Calidad/Precio/Placer: 6,9

Nota media: 7,0