Restaurante Sudeste en Alicante

Una de las zonas más activas gastronómicamente hablando de Alicante es la que rodea al Mercado Central y baja hacia la calle Castaños. Tan activa como variada. Con muchas luces y sombras. Desde el famoso tardeo hasta locales con mucha calidad. Una de esas luces es el local del que os hablo hoy: el restaurante Sudeste en Alicante situado en la calle Bazán 34.

El local es muy amplio, alargado, dominado por una gran barra a la derecha que deja ver la cocina tras una enorme cristalera. Unas mesas altas tanto en la entrada como en la parte de la izquierda son el espacio de transición más informal hasta el salón principal al fondo. Decoración que parece básica, pero acogedora, dando un ambiente de fábrica, como a medio terminar. Sillas de distintos tipos y mesas con maderas recicladas. Interesante concepto decorativo. Quizá en el exterior le falta visibilidad. Entre tanto local, puede pasar desapercibido.

Su carta se basa en el concepto: “the new food generation”.  No sé muy bien a qué se refiere ni qué buscan con dicho nombre, tampoco la necesidad de poner nombre a lo que hacen. Su estilo de cocina se mueve entre innumerables fusiones: mediterránea, americana, asiática, mejicana, india… Para no aburrirse. Si eso es la “new food generation” me parece bien. Pero esa etiqueta ya la podrían tener muchos locales. Lo que les diferencia es que en el restaurante Sudeste en Alicante, trabajan muy bien.

La estructura de la carta es representativa de este eclecticismo. Está dividida en entrantes, ensaladas, tacos, tostas, hamburguesas y postres. Además, una selección de cervezas artesanas que da gusto leer. Más de 10 referencias distintas, imagino que influencia de la etapa en la industria cervecera americana de la cocinera del local, la mejicana Ariana Schönborn.

Restaurante Sudeste en AlicanteRestaurante Sudeste en AlicanteCon otra etiqueta como es la “cocina de mercado”, trabajan muy bien el producto. Los “russian fingers” no dejan de ser unas tiras de pollo rebozadas, pero con cerveza y vodka, acompañados de tres salsas. Carne tierna con un rebozado crujiente y nada aceitoso. Perfectos. Los “wacachips” vuelven a ofrecer una fritura perfecta en una mezcla de diferentes tubérculos cortados finamente en mandolina. Acompañados de guacamole, es un buen aperitivo para compartir.

Hay una serie de platos que me han parecido espectaculares. De los que merece la pena la visita sólo para probarlos. Por un lado el ceviche tropical, con salsa de mango y maracuyá. La frescura puesta en un plato. Para comerse un bol entero. Por otro lado, los tacos. De tres tipos, a cual mejor. El “cerdo borracho” está hecho con la carne braseada en cerveza y salsa barbacoa y acompañado de melocotón. El “pulpito travieso” acompaña al pulpo con salsa de hierbas, sal negra de carbón, aceite de ajo y pimentón. Y el “pato coqueto” une la carne confitada con salsa de naranja y chipotle. No sabría con cual quedarme. Mi recomendación, pedir los tres y elegir un favorito para la siguiente visita. Si puedes. Espectaculares.

La parte de hamburguesas, plato que ya está bastante extendido en Alicante, está muy bien conseguido. Carne de calidad acompañada de unas patatas fritas en gajos muy buenas. Probé la “swiss dreams burguer”, con 180gr de ternera, cebolla caramelizada a la cerveza y queso suizo. Muy buena. Pero me gustaría ver algo distinto a lo que ya ofrecen otras hamburgueserías de la ciudad. Hay tantas, que deben diferenciarse como hacen con el resto de la carta. Si no lo hacen, serán una hamburguesería más.

Por último, los postres mantienen la calidad. La espuma de chocolate especiado es tremenda. Toques de chile y diversas especias que hacen un plato tan bueno como diferente de lo habitual. Los helados, como el de manzana verde, están buenos, aunque en este caso queda demasiado dulzón. Mucho mejor el de canela, suave y dulce sin cansar. Las tartas, como la de queso, son el colofón perfecto a cualquier comida o cena. Realmente buena.

Otra cosa de la que pueden presumir es del gran servicio que dan. Más allá de ir rápido o lento, dependiendo del momento y del número de personas que haya en el local, todos los empleados son amables, atentos y con una sonrisa. Se ve un buen trabajo detrás y una atención especial para tener a los clientes contentos, en un ambiente desenfadado pero profesional.

En definitiva, local para repetir e ir descubriendo distintos platos de la carta. No es extensa, pero no da tiempo a aburrirse. El precio (no más de 25€ por persona) es perfecto para una cena rápida y desenfadada o una más tranquila, disfrutando de las cervezas artesanas y del gran trabajo que comanda Ariana desde la cocina. En definitiva, el restaurante Sudeste en Alicante es de lo mejorcito en esta céntrica zona.

Puntuación: 

(AQUÍ LA EXPLICACIÓN DE LAS CATEGORÍAS)

Visibilidad Empresa: 6,8

Instalaciones/Ambiente: 6,5

Servicio: 7,2

Cocina:

  • General: 7,9
  • Postres: 7,2

Relación Calidad/Precio/Placer: 7,1

Nota media: 7,2

Leave a Comment