Boca de Vin en Alicante

Boca de Vin en AlicanteHay sitios que te gustan nada más entrar por la puerta. No sólo por la decoración, sino por el ambiente que se respira. No tienen nada que destaque por encima de otros locales, pero todo está en su sitio, todo está bien pensado, todo el local transmite un gusto especial por el detalle y el entorno, en pleno casco antiguo, es ideal para este tipo de “gastrobares”. Así es Boca de Vin en Alicante, en la calle San Nicolás 18.

Sin cocina, sin carta (nos dijeron que no habían llegado todavía) y con las opciones de comida escritas en las pizarras que cuelgan de las paredes. Sí tienen carta de cervezas, no muy larga, pero bastante completa, con cervezas de varios estilos y regiones. Destacar la explicación de cada una de ellas y, sobre todo, la personalización de los vasos y copas en las que las sirven.

Al no tener cocina, lo único que hacen caliente es el pan que acompaña a algunos platos o que da soporte a las tostas. Poco más hace falta, porque la idea es que sea un sitio dinámico, de sentarse y disfrutar de una buena cerveza o de las opciones de vino por copas o botellas (también escritas en pizarras en las paredes).

En nuestro caso, pedimos una ensaladilla bastante interesante, con variantes y ventresca de atún. Además, un par de tostas. Una con salmón y crema de queso. Otra con jamón ahumado, queso parmesano y rúcula. Ambas bastante buenas, con el pan crujiente y una buena cantidad de ingredientes. Por último, una tabla mixta de embutidos y quesos, acompañada de pan tostado. En este caso, algo floja para mi gusto, tanto por la falta de variedad de quesos como por la falta de originalidad en los embutidos. Si le dieran una vuelta y aumentaran la sorpresa, seguro que ganaba.

Todo lo acompañamos de varias cervezas. En mi caso, pedí primero la ilicitana Cevique y después la belga Pauwel Kwak. Curiosa la forma de servir esta cerveza, en un vaso alargado con el fondo redondeado y que se mantiene en pie gracias a una base de madera, como si se tratara de un porta probetas de laboratorio (pincha en el nombre de las cervezas para ver más información).

La buena impresión general se acompaña del servicio que nos dieron. La camarera que nos atendió da un servicio espectacular. Atenta, asesorando, sonriendo, rápida. De esas que hacen ganar dinero y tendría que tener cualquier restaurante. Después, cuando se llenó el local, hubo algo más de descontrol, ya que duplicaron nuestro número de mesa con la barra, pero al haber terminado de cenar, no nos afectó. En general, servicio correcto con detalles que tienen que pulir y mejorar, pero se les ve muy buena voluntad y actitud.

En resumen, Boca de Vin en Alicante es un local con un encanto especial, donde disfrutar de una buena cerveza de forma desenfadada, sin pedir en el plato grandes alardes, pero sí unos mínimos de calidad y cantidad a un precio más que interesante. Lo comentado, en esta ocasión, dejó la cuenta en 12€ por cabeza. Un precio más que interesante para disfrutar del local si te encuentras por la zona.

Puntuación: 

(AQUÍ LA EXPLICACIÓN DE LAS CATEGORÍAS)

Visibilidad Empresa: 1,5

Instalaciones/Ambiente: 7,2

Servicio: 6,4

Cocina:

  • General: 6,2
  • Postres: –

Relación Calidad/Precio/Placer: 7,2

Nota media: 6,3

Leave a Comment