[follow id=»felixcardona» ]

Y hoy vamos con un postre. Lo siento por los que estéis con la operación bikini… Pero este lleva fresas… Considerarlo fruta 😉 Se trata de un tiramisú de fresas. Simplemente, partiendo de la base del tiramisú que ha hecho mi mujer siempre y que tan bueno le sale, he añadido fresas (lo sé, muy currado). Creo que la combinación del dulzor y acidez de esta fruta queda muy bien tanto con la cremosidad del mascarpone como con los toques de café y cacao. Así que allá vamos.

Ingredientes para 4 personas:

  • Tiramisú de fresasUn paquete de bizcocho tipo “lenguas de gato” (o un bizcocho fino y alargado)
  • 1 tarrina de queso mascarpone
  • 200 gr de fresas
  • 1 yema de huevo
  • Azúcar
  • 150 ml de café (aprox.)
  • Cacao en polvo

Elaboración:

Este postre lo que necesita es una organización previa de los ingredientes para luego montar directamente en los recipientes en lo que lo vas a servir. Así, tendremos que tener un bol con el café hecho y con un par de cucharadas de azúcar (debe quedar más bien dulce). Por otro lado, en otro bol, mezclar la tarrina de mascarpone, la yema de huevo y tres cucharadas de azúcar, hasta que quede una crema ligera sin grumos (importante). Y por último las fresas cortadas en trozos pequeños y dejadas en maceración al menos una hora con una cucharada de azúcar. Y empezamos la secuencia de montaje.

En el recipiente en el que serviremos el tiramisú vamos haciendo capas:

  • Base de bizcocho mojado en café.
  • Capa de fresas
  • Cubrir con la crema de mascarpone
  • Espolvorear con cacao en polvo

Esta secuencia la repetimos, por lo menos, dos veces como fue mi caso al ser un cuenco de cristal ancho. Pero si el recipiente es más estrecho y alto repetiremos el proceso tantas veces como queramos. Una vez montado, lo tapamos con film y lo dejamos en la nevera al menos dos horas.

Como podéis ver este tiramisú de fresas es un postre muy sencillo y que podemos preparar con bastante antelación. Además, podemos hacer las combinaciones que queramos en cuanto a fruta dándole un toque distinto cada vez. Anímate que es muy sencillo.