Suena elaborado, ¿verdad? Pues creo que es una de las recetas más sencillas que he hecho en el blog. Así que anímate a seguir leyendo. Te va a sorprender. Lo primero decir que esto es una copia (llámalo copia, llámalo adaptación  😉 ) de un plato que comí un día en el Restobar Gema Penalva. En aquella ocasión se acompañaba de una mahonesa de eneldo. Plato fuera de carta realmente espectacular. Yo me he complicado muchísimo menos y, una vez descubiertas las salsas que vende Hamburguesa Nostra en la zona gourmet de El Corte Inglés de Alicante, decidí ponerle la que tienen de «alioli de ajo asado». ¿Ves? Se va simplificando la cosa… Entremos en faena.

Alcachofa, pulpo y alioli de ajo asadoIngredientes para 4 personas:

  • 8 alcachofas medianas
  • 2 patas de pulpo cocidas medianas
  • Aceite de oliva
  • Sal

Opcional:

Elaboración:

La parte más elaborada de esta receta es pelar y limpiar las alcachofas. Debemos acordarnos de quitar esos pelillos que llevan en el centro y partirlas como más nos guste (en láminas, tercios, cuartos…). Las ponemos en un poco de agua fría con limón o perejil para que no se oxiden mientras hacemos el pulpo.

Ponemos una sartén antiadherente con unas gotas de aceite y, cuando esté muy caliente, añadimos las patas de pulpo cocidas enteras y vamos dorándolas. Tienen que estar prácticamente quemadas por fuera. Conseguiremos un toque ahumado realmente interesante y que combina de lujo con las alcachofas. Vamos dándole vueltas hasta tenerlo.

Una vez hecho, reservamos en un plato. En la misma sartén, añadimos las alcachofas y las hacemos prácticamente sólo con unas gotas de aceite. Mientras, cortamos en pulpo en rodajas del grosor que queramos.

Una vez hechas las alcachofas, tenemos dos opciones. Añadir el pulpo a la sartén y darle un último salteado añadiendo un poco de Oleogarum (así lo hice para los amigos). O bien presentarlo como en la foto, algo más elegante, también con unas gotas de aceite en crudo y garum por encima. Este producto  lo que hará es potenciar el «sabor a mar» del conjunto, pero puedes prescindir de él, quedará igual de sabroso.