Hoy más que contaros la experiencia vivida en un restaurante (que también), me gustaría que os quedéis con una reflexión que hará al final sobre lo que creo que nos falta en Alicante. Pero primero os quería hablar de la Cave a Fromage en Alicante. Tienda de productos franceses a las que se ha añadido unas mesas altas para poder tomar in situ cualquier género de lo que venden.

La Cave a Fromage en AlicanteLa Cave a Fromage en AlicanteNosotros teníamos claro que queríamos quesos, así que nos decantamos por una tabla con seis variedades. Pero mientras la preparaban, pedimos una cazuelita de atxoa, plato típico vasco, de la zona de Navarra, que en esta ocasión nos indicaron que estaba hecho con pato (aunque por lo que he visto lo habitual es hacerlo de carne de vacuno). La carne, estofada con verduras y un toque picante sutil pero presente, era de un sabor espectacular. Aunque el recipiente de cristal parecía pequeño a primera vista, la ración era muy generosa. Ponen pan tostado para acompañar, pero yo pondría un buen pan para mojar. Es un plato de meter los dedos. Muy recomendable.

La Cave a Fromage en AlicanteTras esto y como decía, una tabla de quesos. Seis tipos distintos acompañados de dos mermeladas, una de lavanda realmente espectacular y otra de frutos rojos, igual de buena, aunque algo más habitual. Pedimos, ante las opciones planteadas (flojos, medios y fuertes), que se fuera a lo “cañero”, es decir, más fuertes que medios. Impresionantes todos.

Me vais a disculpar que no me acuerde de los nombres. Imposible sin tener una buena libreta. La información que te da el propietario es extensa y necesaria, además que se nota que disfruta con su trabajo y su producto. Esencial para transmitir esa pasión. Por fácil de recordar y porque fue el que más me gustó os diré que el Roquefort es imprescindible. Era meterte un trozo en la boca y que se deshiciera llegándote todos los matices de este queso. Un Camembert también muy bueno y el penúltimo, el gris de arriba, lavado con agua de lluvia y recubierto de ceniza, con un sabor también muy peculiar.

La Cave a Fromage en AlicanteTras esto, como todo lo que tienen entra primero por los ojos (esa vitrina/mostrador es una maravilla), pedimos un par de patés para probarlos. Uno de roquefort, bueno, aunque tras el queso probado anteriormente se quedó un poco rezagado. Y uno espectacular de pato e higos, toques dulces en un paté de sabor potente. La mermelada de tomate que los acompañaba estaba buena, pero últimamente me suele sobrar esos toques dulces en los patés. Servidos en los mismos tarritos de cristal que tiene a la venta, tuvieron el detalle de ponernos en una bolsa para llevarnos a casa lo que sobró.

Todo lo acompañamos de un par de copas de vino dobles (lo que hacen es llenar la copa hasta arriba, sin miseria 😉 ) y un par normalitas. La cuenta final quedó en 25€ por cabeza. No es barato, pero la calidad bien lo merece. Para darse un homenaje quesero es un sitio imprescindible.

Y como reflexión, tal y como apuntaba al principio: ¿tan difícil es hacer esto mismo con productos locales? Vivimos en una provincia con quesos, embutidos, salazones, frutas y verduras de primera calidad, entre otras muchas cosas. Es complicado encontrar locales que sigan este concepto (o por lo menos no conozco muchos). Algo cercano, directo del productor, con calidad impresionante, muy bien presentado y mejor servido, además de transmitido y explicado con cariño y pasión.  Y no hablo que tengan algo de esto. Quiero que lo tenga todo y que todo lo que ofrezcan sea de aquí. Sí, estoy muy radical. Porque no nos sabemos vender y tienen que venir de fuera a explicarnos cómo. Y no digo franceses o italianos (que nos llevan una ventaja brutal), digo de otras zonas de España. Vale ya de ir de pintxos (con todo el respeto y la admiración al pintxo bien hecho). Vamos de tapeo de productos alicantinos. Y A FER LA MÀ!!!

Puntuación:

Empresa/Visibilidad: 3

Ambiente/Instalaciones: 6,3

Servicio: 7,6

Comida:

  • General: 8
  • Postre: 0

Relación Calidad/Precio/Placer: 8

Nota media: 7,5

También han opinado del sitio:

Oskar García en su blog “Soy un truhán soy un señor”

En el blog “Hasta la cocina”

Y Naiara Botía en el Alicante Press