Hoy toca una receta diferente, sobre todo por la forma de elaborarla (mi nuevo juguetito culinario es un roner doméstico de la marca Sansaire y la receta la he sacado de su blog). Os cuento cómo hice esta zanahoria con miel y canela, yogur y pistachos. La idea es que sea un postre pero si quitas el yogur (o incluso con él si usas un yogur griego como hice yo) la puedes convertir en un buen entrante (tipo crudité pero con el toque dulce) o una guarnición para una carne si eliminas el yogur.

Zanahoria con miel y canela, yogur y pistachosIngredientes para 2 personas:

  • 4 zanahorias medianas o 2 grandes cortadas a lo largo
  • 2 cucharadas soperas de miel
  • 1 cucharada sopera de canela
  • 1 cucharada sopera de mantequilla
  • 1 yogur griego
  • Un puñado de pistachos pelados

Elaboración:

Como os decía al principio, la forma de elaboración es bastante peculiar, ya que he usado una envasadora al vacío y un roner doméstico. Lo habitual es no tener este tipo de maquinitas en casa, así que os cuento también cómo se puede hacer sin tenerlas.

En una bolsa tipo «zip» o de envasar al vacío metemos las zanahorias peladas y, si son gordas, cortadas por la mitad longitudinalmente. Añadimos la miel, la canela y la mantequilla. En este punto, si tenemos envasadora al vacío, la usamos para envasar y sellar la bolsa.

Por otro lado, ponemos una olla con abundante agua y calentamos. No tiene que llegar a hervir. La temperatura buscada son 85ºC. En mi caso, con el roner doméstico, no hay problema porque mantiene el agua a la temperatura que le digas. Si no lo tienes y tampoco un termómetro para medir la temperatura del agua, llévala casi a ebullición, justo antes de que empiecen a aparecer esas burbujitas que se pegan al fondo de la olla pero no llegan a despegarse. Mantén el agua a esa temperatura.

La forma de hacer un vacío sin máquina sería introduciendo la bolsa con la abertura hacia arriba. Verás como el plástico se pega a los alimentos y extrae el aire de su interior. No es realmente un vacío, pero nos vale. Aquí te dejo un enlace a un vídeo que lo explica de forma muy fácil. Tras esto,  hay que mantener la bolsa en el agua durante 45 minutos a 85ºC.

Una vez haya pasado este tiempo, sólo nos queda emplatar. Ponemos una buena cucharada de yogur griego en el fondo y la extendemos. Cortamos las zanahorias en los trozos que queramos y la ponemos encima del yogur. Añadimos los pistachos pelados y troceados. Espolvoreamos con un poco de canela. Y ya tenemos el plato hecho.

Verás como las zanahorias se quedan tiernas pero firmes, absorbiendo todo el sabor de la miel y el aroma de la canela. El yogur griego le da un toque ácido que acompaña muy bien y los pistachos le aportan la textura crujiente. Y como decía al principio, esta receta de zanahoria con miel y canela, yogur y pistachos puede servir tanto de postre como de aperitivo. Así que prepárala. Aunque parezca muy complicado, es fácil.