Hoy toca una receta sencilla, que tenía pendiente escribir desde que la hice en la cena de Nochevieja. Se trata de unas almejas a la marinera que, aunque puede parecer complicada, es mucho más fácil de lo que te crees. Intenté coger ideas de varias webs, pero todas eran más o menos lo mismo, así que me basé en una que colgaron en el blog Recetas de Rechupete (que os invito a conocer ya que es un blog de recetas prácticas y muy bien explicadas).

Almejas a la marineraIngredientes 4-5 personas:

  • Medio kilo aproximado de almejas (yo compré de la variedad japónica).
  • 2 cebollas
  • Dos ajos
  • Una cucharada de pimentón (dulce o picante, al gusto)
  • Dos cucharadas soperas de tomate frito
  • Vaso y medio de vino blanco
  • Una cucharada sopera de harina
  • Aceite y sal

Elaboración:

Antes de empezar estas almejas a la marinera, lo ideal es poner dos o tres horas antes las almejas en agua fría con sal (unos 50 gramos de sal por litro de agua), removiéndolas un par de veces para que expulsen la tierra y la suciedad que puedan tener. Si ves que el agua se ensucia mucho, cámbiala a mitad de esas dos horas.

Vamos a usar una cazuela para todo el proceso, así que se mancha poco. Mejor 😉 Ponemos la cazuela al fuego con medio vaso de vino blanco, dejamos que reduzca un poco y añadimos las almejas. Tapamos y cuando se abran, las sacamos y las reservamos. Por otro lado, guardamos, colado, todo el caldo que hayan soltado.

Secamos la cazuela del agua y ponemos un buen chorro de aceite. Añadimos los ajos y la cebolla bien picada y vamos pochando poco a poco, sin dejar que se queme, pero que coja un tono dorado. Una vez la tengamos pochada, añadimos una cucharada de pimentón y lo removemos. Muy poco evitando que se queme. Después la harina y la tostamos, para que nos quede el regusto a harina cruda al final.

Cuando ya está cocinada, añadimos un vaso de vino blanco y dejamos de nuevo reducir un par de minutos. A continuación, incorporamos el caldo de las almejas que hemos reservado anteriormente, y el tomate frito y cocinamos el conjunto, removiendo, hasta que coja la consistencia que queramos (yo dejé la salsa bastante espesita). Cuando la tengamos, ponemos las almejas, removemos y apartamos del fuego, tapándola y dejándola reposar dos o tres minutos.

Y lista para servir. Es recomendable hacerlas justo antes de comer, para que la almeja no se seque mucho, pero se puede tener todo preparado a falta de añadir las almejas y, para ese paso, sólo necesitarás 2 minutos.

Espero que esta receta de almejas a la marinera os resulte útil y que podáis hacerla en alguna ocasión especial o simplemente para daros un homenaje un día. Hoy en día podemos encontrar todos los ingredientes a un precio bastante económico y, una receta que antes era cara, hoy en día es asequible. ¡Y no os olvidéis de tener un buen pan para mojar!

Como decía al principio, hay pocas variantes de esta receta, así que contadme vuestras recetas a través de un comentario o de la cuenta de Twitter [follow id=»felixcardona» ] o la página de Facebook La Gastroteca de Félix.