Fruto climatérico: «Déjalo unos días que madure» | La Gastroteca de Félix

Muchas veces compramos fruta de apariencia perfecta, pero que está todavía verde, sin madurar. Ante esto, muchas veces, decimos la frase del título: “Déjalo unos días que madure”. Esto puede ser válido para algunas frutas, pero no todas. ¿Y de qué depende? Pues simplemente que sea un fruto climatérico o no.

Fruto Climatérico. "Déjalo unos días que madure"Este bonito “palabro” de “frutos climatéricos” fue acuñado por Kidd y West en 1925 para describir el incremento en la tasa respiratoria que acompaña la maduración de las manzanas (Wikipedia). Y esto, para los que somos de letras como yo, ¿qué significa y para qué me puede servir? Pues que hay frutos que su maduración continúa una vez cosechado, ya que aumentan su producción de etileno (que a su vez fomenta la maduración). Es decir, desde que es recogido en la planta, durante su transporte, comercialización y en casa, el fruto sigue madurando. Así que todavía hay esperanza para esa fruta incomible que hemos comprado (por lo menos para algún tipo de fruta).

Así, si los frutos climatéricos pueden seguir madurando en casa, necesitamos ejemplos de frutos climatéricos que compramos habitualmente. Tenemos los siguientes: manzanas, peras, membrillos, melocotones, nectarinas, albaricoques, caquis, ciruelas, kiwis, papayas, plátanos, higos, mangos, maracuyás, aguacates, tomates, sandías y melones (el conocido como “cantalupo”). ¿Y esto para qué nos vale? Pues podemos poner un fruto maduro cerca de los verdes que hemos comprado y, estos últimos, madurarán más rápido (si los ponemos en un recipiente cerrado o bolsa con agujeros para que respire, aceleraremos el proceso).

A nivel industrial lo que se hace es aplicar etileno en cámaras para aumentar la maduración. Debido a que este gas es caro, se suele usar también acetileno, que hace el mismo trabajo. Pero con esto del etileno nos pueden hacer una trampa estética también. Ya que, por ejemplo, en los cítricos no tiene ningún efecto en su maduración, pero hace que cuando la piel esté más verde, al aplicarle etileno, se vuelva más amarilla (limones) o más naranja (por ejemplo, en las mandarinas). Y ya sabemos que usamos mucho la vista a la hora de comprar fruta…

Y, por último, algunos ejemplos de productos no climatéricos son: la piña, uva, cereza, los cítricos, granada, níspero o fresas. Además de los pimientos, pepinos, berenjenas, calabaza, calabacín. Este tipo de fruto ya lo puedes dejar tiempo, que lo único que hará es ponerse malo. Así que mejor estar convencido de la calidad del mismo.

Yo quería aportar, de forma breve, la parte práctica del tema. No he entrado en nada científico, ya que en eso estoy muy verde. Si quieres leer algo más extenso sobre este asunto de un gran profesional de los temas Gastronomía-Ciencia, te dejo el siguiente enlace del blog Gominolas de Petróleo. El artículo es «Una manzana podrida echa a perder el cesto». No te pierdas nada del blog. Artículos muy interesante que te harán abrir los ojos sobre ciertos tópicos.