Hoy de receta un estofado muy sencillo, algo para hacer con tiempo y llenar varios tupper para otro día. Pocos ingredientes, poca elaboración y tiempo a fuego lento en la olla es suficiente para tener un guiso sabroso. La diferencia con un estofado tradicional es el líquido añadido. En este caso, le puse una pinta de sidra Magners que tenía en la despensa. Pensé que el toque de manzana (esta sidra está elaborada con 17 tipos distintos) quedaría bien con la carne de ternera. Y así es.

Estofado con sidra Magners

Estofado con sidra Magners

Ingrediente:

  • 1/2 kg de carne para estofar
  • 1/2 litro de sidra Magners
  • Medio vasito de vino blanco
  • 1 cebolla
  • 2 patatas medianas
  • 1 lata de guisantes
  • Harina
  • Dos cucharadas de azúcar
  • Aceite de oliva y sal

Elaboración:

Para esta receta nos sirve cualquier tipo de carne para estofar. Digo “cualquier” porque en mi caso compré la que venden en Mercadona troceada y etiquetada como “carne de ternera para estofar”, así que si con esta carne sale un buen estofado, si se hace con una buena carne sólo irá a mejor.

En cuanto a elaboración, lo único necesario es cortar la cebolla en trozos pequeños. Lo podemos hacer con antelación para tener trabajo adelantado.

Así, tenemos que tener una olla donde vayamos a hacer toda la elaboración. En primer lugar, ponemos un poco de aceite en el fondo para sofreír la carne a la que habremos puesto sal y pasado por harina previamente. Una vez dorada, la sacamos y la reservamos. En ese aceite, pochamos la cebolla hasta que esté bien tierna. Una vez hecha, añadimos un chorro de vino blanco y dejamos que reduzca.

Tras esto, añadimos la carne y la sidra, además de un par de cucharadas pequeñas de azúcar para compensar la acidez de la sidra. Y lo ponemos a hervir, con fuego suave, durante un par de horas.

Cuando lleve ese tiempo, añadimos las patatas cascadas en trozos medianos, y las dejamos entre 30 y 40 minutos. Cuando queden 10 minutos para terminar, añadimos los guisantes. Y lo tendremos terminado.

Como he dicho en otras ocasiones con este tipo de guisos, soy partidario de hacerlo y dejarlo reposar. Es decir, lo ideal, hacerlo de un día para otro. También podemos cambiar la verdura usada (yo me fui a lo fácil) y añadirle, por ejemplo, unas alcachofas. Y por último, la presentación la he hecho en una cazuelita, porque me encantaría encontrarme una tapa de este tipo cuando me tome una cerveza 😉

Espero que os haya gustado, sobre todo por la sencillez. Si queréis ver más recetas y seguir lo que voy compartiendo, lo podéis hacer a través de Twitter (@felixcardona) o dáncele a “Me gusta” en mi página de Facebook «La Gastroteca de Félix».