Dentro de esas recetas rápidas y sencillas que quiero ir contando, hoy os dejo una con pollo y fruta, muy indicada para hacer a los niños, ya que el pollo queda especialmente tierno y jugoso.

Receta pollo empanado con fruta

Ingredientes:

  • Pechuga de pollo entera sin piel
  • Leche
  • Una lima o limón
  • Sal
  • Aceite de oliva para freír
  • Para empanar: harina, huevos y pan rallado
  • Para la guarnición: fruta (en este caso, melocotón y pera)

Elaboración:

En primer lugar, debemos poner en un bol aproximadamente un cuarto de litro de leche por cada pechuga de pollo que vayamos a usar. La idea es introducir los trozos de pollo (troceado como queramos) en la leche durante, al menos, un par de horas, por lo que debe haber suficiente para que cubra todo el pollo. Esta leche la podemos aromatizar con lo que queramos. En este caso, le puse la piel de una lima. Para aromatizarla bien, lo ideal es infusionarla, es decir, calentar la leche e introducir la piel de la lima y dejarla tapada una media hora. De esta manera le daremos un ligero toque a cítrico muy agradable.

Pasado este tiempo, lo único que nos queda es empanarlo. Después de sacar el pollo de la leche y secar el exceso de líquido, le ponemos sal a los trozos y los pasamos primero por harina, luego por huevo y, por último, pan rallado. Freímos los trozos en abundante aceite de oliva, sin pasarnos en la fritura, y los sacamos a un plato con papel de cocina para que absorba el exceso de aceite.

Como guarnición, en este caso, corté un melocotón y un par de peras en gajos y los puse en una sartén sin nada de aceite. Una vez estaban dorados los trozos, espolvoreé un poco de azúcar moreno por encima, para que caramelizase y quedara una especie de salsa (esta parte del azúcar se puede omitir, pero ese caramelo es un vicio… 😉 )