Hoy os dejo una receta que admite infinidad de variaciones, ya que sobre la base de unos calabacines vaciados y horneados, podemos rellenarlos de lo que se nos ocurra, desde pescado a carne, pasando por otro tipo de verduras. Es más sencilla de lo que parece, por lo que animaros a hacerla e improvisar con el relleno.

Calabacines rellenos de brandada de bacalao 2Ingredientes:

  • 1 calabacín grande
  • 200 gr de bacalao
  • 1 diente de ajo
  • 15 ml de nata
  • 3 huevos de codorniz
  • Sal, pimienta blanca y aceite de oliva

Elaboración:

Esta receta tiene dos partes diferenciadas. Por un lado hay que hacer la brandada de bacalao y por otro hornear los calabacines. Así que empezamos precalentando el horno a 200ºC.

Lavamos el calabacín, lo secamos y le quitamos las dos puntas. Tras esto, lo cortamos en trozos de aproximadamente 10-12 cm. Nos interesa que se mantengan en pie, por lo que los igualamos bien. Con un descorazonador de manzanas o con una puntilla y una cuchara pequeña, los vaciamos, dejando medio centímetro de grosor alrededor. Los ponemos en una bandeja de horno y los horneamos aproximadamente 15 min. Con este tiempo, el calabacín quedará bastante “al dente”. Si te gusta más o menos hecho, hay que jugar con el tiempo, para dejarlo a tu gusto.

Por otro lado, mientras se hacen los calabacines, hacemos la brandada de bacalao. Lo ideal es tener bacalao desmigado, que podemos poner en agua la víspera, para quitarle el exceso de sal. En este caso, como indiqué en la ensalada de naranja y bacalao, podemos variar el punto de sal del bacalao con más o menos cambios de agua. A mí me gusta dejarlo un poquito salado de más, para no tener que añadirle sal después.

Esta vez hice una brandada sencilla y rápida con la Thermomix, para lo que calenté 20 ml de aceite (2 minutos, Varoma, Vel 2), y puse un diente de ajo en láminas a dorar (3 minutos, Varoma, Vel 2). Cuando estuvo bien dorado, añadí las migas de bacalao (1 minutos, Varoma, Vel 2). Tras esto, se incorpora la nata y se tritura, hasta conseguir la consistencia deseada (aproximadamente 20 segundos a velocidad 5). Se rectifica de sal si hace falta y se le añade un poco de pimienta blanca molida.

Una vez horneados los calabacines, los ponemos en una fuente que podamos meter al horno. Los rellenamos con la brandada de bacalao, dejando un hueco en la parte de arriba para poner una yema de huevo de codorniz (para mí la mejor forma de cascar un huevo de codorniz es hacerle un corte con un cuchillo de sierra y abrirlo, con cuidado, introduciendo las uñas). Una vez puesta la yema lo metemos en el horno dos minutos antes de servir, para que la yema no quede del todo cruda (aunque líquida por dentro) y templar el conjunto. Le ponemos unas escamas de sal (yo le puse sal de pimentón que tenía en casa) antes de servir. Podemos acompañarlo como hice yo con unas tiras de pimiento asado.

Como os decía al principio, receta sencilla, que podemos adaptar a lo que tengamos en la nevera, rellenando con casi cualquier cosa.