Receta: Crema de calabacín (con Thermomix) | La Gastroteca de Félix

Hoy os quería poner una receta 100% Thermomix. Sencilla, como la mayoría de cosas que se hacen con este robot de cocina, e interesante, ya que este tipo de cremas valen tanto para invierno (tomadas calientes) como para verano (como crema fría). He adaptado varias recetas que he visto por internet junto con la receta que he hecho en casa siempre en olla tradicional, pero admite infinidad de variaciones.

Receta: Crema de calabacín (con Thermomix)

Ingredientes:

  • 600 gr de calabacines con piel (2-3 calabacines)
  • 170 gr de patatas (1 patata mediana)
  • 120 gr de cebolla
  • 100 gr de zanahoria
  • 50 gr de aceite de oliva
  • 15 gr de mantequilla
  • 430 gr de agua
  • 1 cucharadita de sal y pimienta negra molida.
  • 4 quesitos (tipo “El Caserío”)

Elaboración:

En primer lugar lavamos bien los calabacines debajo del grifo, frotando bien la piel, ya que los vamos a poner sin pelar (mucha de las vitaminas están en la piel, además nos dará un toque verde muy interesante a la crema). Una vez lavados, los cortamos en rodajas del mismo tamaño. Aquí, si quieres complicarte un poco, lo ideal sería coger sólo la parte externa de los calabacines, es decir, quitando el “tronco” central, donde están las semillas, que es más acuoso y no nos va a dar sabor a la crema.

Por otro lado, pelamos la cebolla, la patata y la zanahoria. Lo troceamos todo en tamaños más o menos iguales.

Ponemos en el vaso de la Thermomix todos los trozos de verdura (calabacines, patata, zanahoria y cebolla), añadiéndole el aceite y la mantequilla. Programamos 10 minutos, temperatura Varoma, Velocidad 2. Lo hacemos sin el cubilete, para que evapore el máximo posible el agua de la verdura.

Una vez tenemos pochada la verdura, bajamos lo que nos haya quedado por las paredes del vaso y añadimos el agua y la sal. Y volvemos a programar 22 minutos, Varoma, Velocidad 2. Cuando queden aproximadamente 5 minutos para acabar debemos mirar el agua que queda, ya que deberemos corregir si nos gusta una crema más ligera (en este caso, con las medidas que he dado, sale un crema ligera, sin llegar a ser un puré denso).

Cuando termine la cocción, dejamos que baje un poco la temperatura del vaso, hasta los 80ºC. En ese momento añadimos los quesitos y trituramos (2 minutos, velocidad progresiva 5-7-10). Cuando lo tengamos bien triturado, lo probamos de sal para rectificarlo y podemos añadirle un poco de pimienta negra molida. Una opción, si vamos a consumir directamente la crema en ese momento, es añadirle un par de cucharadas de aceite de oliva y turbinar. Le dará un brillo y textura distinta a la crema.

Una vez servida, la podemos acompañar de unos picatostes, trocitos de queso, jamón serrano en daditos, o simplemente con unas gotas de aceite de oliva como adorno.