En el curso que estoy haciendo con Huerto Gourmet hicimos ayer un postre sencillo (aunque lo puedes complicar todo lo que quieras y fue lo que nosotros hicimos con los acompañamientos). Os explico cómo hacer una mini tarta de manzana, ya que se puede hacer de forma rápida, en esas ocasiones que viene alguien a comer o cenar y no sabes qué hacer de postre.

Mini tarta de manzana

Ingredientes:

  • Una hoja de masa de hojaldre
  • Una manzana
  • Azúcar
  • Opcional: almendra tostada, virutas de chocolate, helado, masa filo, nata líquida

Elaboración:

Abrimos la masa de hojaldre y la extendemos. Con un cortapastas o con un aro de emplatar cortamos círculos del tamaño que creamos oportuno. A mí me gustó el tamaño que hicimos, prácticamente de dos bocados, aunque se pueden hacer algo más grandes.

Encendemos el horno a 180ºC. En una placa de horno, ponemos una hoja de papel sulfurizado para que no se pegue el hojaldre y repartimos los discos de hojaldre. Espolvoreamos azúcar por encima. En este punto, puedes usar azúcar blanca o morena, añadirle algo de canela, o jugar con la combinación que más te guste añadiéndole alguna especia que le dé un toque distinto.

Cortamos la manzana en cuartos, descorazonamos y cortamos en finas lonchas. También va a gustos el dejar la piel o no. Ponemos los trozos de manzana sobre los discos de hojaldre cubriéndolos bien y metemos en el horno. Aproximadamente estarán 15-20 min dependiendo del horno. Lo ideal es ir mirando para conseguir un tostado ligero sin que se llegue a quemar.

Cuando lo saquemos del horno le podemos poner un topping de almendras tostadas fileteadas o en trocitos, de virutas de chocolate, de azúcar glas, acompañarlo de un helado… Lo que más te guste.

Como veréis en la foto, nosotros lo complicamos con algún complemento. Para la base del plato preparamos una crema de toffe. Simplemente haciendo un caramelo con azúcar y, cuando esté hecho, añadirle nata caliente, removiendo ligeramente hasta formar el toffe. La “peineta” que podéis ver arriba está hecha con masa filo. Tan fácil como hacer cuadraditos (o la forma que más te guste) de masa filo, montándolos en forma de milhojas, uno encima del otro, pintando cada capa con mantequilla fundida y espolvoreando con azúcar y canela entre cada capa. Se introduce en el horno, con papel sulfurizado cubriéndola, y con un peso encima (otra bandeja más pequeña) para que no levante.

En definitiva, esta mini tarta de manzana es un postre muy muy sencillo, que acompañado de un helado queda excepcional, pero sólo, espolvoreado con azúcar glas, da un resultado buenísimo para un postre sin complicaciones.

Por cierto, esta receta va dedicada a mis amigos Isa y Pepe, que esta mañana han tenido un futuro lector de este blog 🙂