Patatas rellenas de pato | La Gastroteca de Félix

El año pasado me debí portar muy muy bien, así que los Reyes Magos me han traído la Thermomix. Así que me he lanzado a hacer mi primera receta con la maquinita y ha salido bastante aceptable. La idea era hacer algo con lo que tenía por casa y aprovechar para hacer la cena, así que abrí la nevera y vi un muslo de pato confitado que me quedaba todavía de Navidad y unos restos de verdura del fin de semana.

Poco a poco os iré contando para qué uso la Thermomix y para qué le veo más utilidad. De todas formas, en las recetas que la use, os diré también cómo hacerla sin ella. Vamos a meternos en faena.

Ingredientes:

Patata rellena

  • 3 patatas medianas
  • 1 muslo de pato confitado
  • 1 cebolla pequeña
  • Verduras que te gusten (yo le puse unos champiñones y pimiento rojo)
  • Queso rallado
  • Sal y aceite de oliva

Elaboración:

Las patatas las lavamos bien, las partimos por la mitad a lo largo y les hacemos cortes transversales, para que sea más fácil vaciarlas cuando estén cocidas. Las podemos hacer al vapor como las hice yo en la Thermomix (con un litro de agua en el vaso y el recipiente Varoma con las patatas con la piel hacia arriba, 30 minutos, temperatura Varoma, velocidad 2). Se pueden hacer al vapor en una olla o bien al horno, en el que, dependiendo del tamaño de la patata, tardará unos 30 minutos en hacerse a 180ºC.

Cuando las tengamos hechas las tenemos que vaciar, dejando un hueco para rellenarlas luego. Lo podemos hacer con una cuchara pequeña o con un sacabolas (es más sencillo). Reservamos toda la patata que saquemos para usarla mezclándola con la carne.

Troceamos la verdura lo más fina posible y la sofreímos en una sartén. Primero la cebolla, luego el pimiento y los  champiñones. Cuando esté hecha, añadimos la carne del muslo de pato picada y una cucharadita de la grasa para que le dé sabor. Una vez tengamos el pato mezclado, añadimos la patata que hemos reservado del vaciado, y removemos bien mezclándolo todo. Si lo hacemos con Thermomix, metemos toda la verdura y picamos (3 segundos, velocidad 5), añadimos un buen chorro de aceite de oliva y freímos (5 minutos, temperatura Varoma, velocidad 1). Cuando esté el sofrito hecho, añadimos el pato (1 minuto más, temperatura Varoma, velocidad 1). Tras esto, añadimos los restos de patata y mezclamos (5 segundos, velocidad 3).

Cuando ya tengamos esta farsa hecha, rellenamos los huecos de las patatas con la misma, siendo generosos. Ponemos queso rallado por encima y lo metemos en el horno, con el gratinador, hasta que se funda el queso. Podemos presentarlas con un poco de tomate frito (mi hija se come al niño Jesús por los pies si lleva tomate Solis…)

Por supuesto, es una receta que admite infinidad de variaciones. Desde la verdura, que admite casi cualquier tipo, hasta la carne (puedes cambiar el pato por salchichas, embutidos como el chorizo, carne picada, bacon, etc.) En definitiva, receta sencilla, que te apaña una cena en un ratito y no tienes que comprarlas congeladas… 🙂