Llegan unas fechas donde el consumo de foie se dispara. El foie es un hígado hipertrofiado de una oca, un pato o un ganso, al que se le ha sobrealimentado a la fuerza para conseguir ese aumento. Como veremos a lo largo de este artículo hay alternativas para esa alimentación forzada. Pero cómo se sacrifican los animales es otro tema y el hilo principal de este artículo.

Quizá sea el momento de plantearse cómo se producen estos hígados,  saber en qué condiciones y si estamos de acuerdo o no en dicha producción, ya que en Navidad es una de las épocas que más se consumen. Normalmente no nos planteamos cómo nos ha llegado al plato lo que estamos comiendo, no pensamos en si el animal que comemos ha sufrido o no, y si nos lo planteamos, quizá digamos que se ha criado para eso, que no había opción. Este planteamiento es algo más profundo cuando hablamos de foie y, quizá, por extensión, al resto de productos animales.

Hace unos días saltaba la noticia de una denuncia que el colectivo “Igualdad Animal” había puesto contra una granja de producción de foie del caserío Momotegi en Oiartzun (Guipúzcoa). La Dirección Territorial de Sanidad ha admitido esta denuncia y ha prohibido la producción y comercialización de cualquier producto en esta granja debido a las deficiencias en higiene de la misma. Adicionalmente, al restaurante Mugaritz de Andoni Luis Aduriz, se le ha abierto un expediente por supuesto incumplimiento de la normas administrativas en materia de higiene.

En este artículo voy a poner 3 vídeos. Quizá para provocar un poco el debate y que te preguntes cómo se hacen las cosas y las distintas formas que hay de contarlas. Depende quién te lo cuente te parecerá algo maravilloso o algo realmente escandaloso. Puro marketing y publicidad. Es tu trabajo tener una opinión formada. Quizá haya que salir de nuestra zona de confort y tomar parte. ¿Es necesario que para que tengamos algo tan maravilloso como el foie los animales tengan que sufrir como en el primer vídeo? Si sólo nos quedamos con la imagen del segundo vídeo, ¿nos comeremos el foie mucho más a gusto y con la conciencia tranquila? Tampoco creo que haya que quedarse en el negro o el blanco, hay una gran escala de grises. Se pueden hacer las cosas de otra manera. Y como ejemplo os pongo el tercer vídeo. Un ejemplo de producción de foie de una forma totalmente maravillosa y respetuosa, tanto con el animal como con el medio ambiente, y que tenemos bien cerca, en Extremadura.

Este primer vídeo pertenece a la denuncia del colectivo “Igualdad Animal”. Te aviso que es muy duro. Si eres sensible deberías abstenerte de verlo. A mí me ha impactado bastante. Lo que también me gustaría decir es que cualquier tipo de sacrificio animal para su consumo cárnico, sacado de contexto, puede ser muy desagradable.

[vimeo http://vimeo.com/45679233]

En este segundo vídeo vas a ver la otra cara de la moneda. Un vídeo grabado entre la dueña de la granja y el restaurante Mugaritz donde vemos lo idílico de la cría de las ocas.

Este es el enlace donde podéis ver el vídeo en Vimeo http://vimeo.com/43602873

Como os decía antes y podéis ver, depende quién te lo cuente  te quedará una impresión u otra. Está claro que no me quedo con ninguna de las dos visiones. Hay un punto medio donde el animal no sufre al sacrificarlo y es el que hay que buscar.

Y por último, me gustaría que vieras el vídeo colgado en TED del cocinero Dan Barber, donde  nos cuenta una alternativa a la producción de foie tradicional. Me parece un vídeo espectacular, donde nos da la idea de cómo debería ser la cría y producción de foie.

[ted id=406 lang=es width=560 height=315]

Lo que he querido en este artículo es dejar abierta una puerta al debate. No sé dónde estoy dispuesto a llegar para consumir ciertas cosas. Desde luego a los extremos no. ¿Y tú? ¿Tienes conciencia de lo que comes y cómo ha llegado a tu plato? Recuerda suscribirte al blog y dejarme tu opinión al respecto.