Por petición de un amigo que me inició en el mundo de la cerveza hace ya muchos años, me gustaría empezar una serie de artículos sobre la cerveza. Iré intercalando otros artículos que vaya escribiendo sobre distintos temas, con alguno sobre tipos de cervezas, procedimientos, ingredientes, etc., para intentar tener una visión general de lo que es el mundo de la cerveza.

Para empezar, y siendo complicado hacer algún tipo de clasificación para las cervezas, voy a explicar la diferencia entre las dos grandes «familias» que existen: las cervezas Lager y las cervezas Ale. Esta clasificación se basa en el tiempo de su fermentación, mientras que las Lager son de fermentación más lenta o baja, las Ale se trabajan en unas condiciones de fermentación más rápidas o altas.

Cervezas: Lager Vs Ale

Las cervezas Lager son las más comunes en todo el mundo. La historia de esta cerveza proviene, como no, de Alemania en el siglo XIX, donde los cerveceros bávaros usaban sótanos, cuevas o bodegas para almacenar («lagern» en alemán) la cerveza en estos sitios frescos y de temperatura muy estable. Ahí podían, mediante ciertas levaduras traídas de la Patagonia, fermentar la cerveza a baja temperatura. Se dieron cuenta que, incluso en verano, podían almacenar la cerveza en lugares fríos. Además, las levaduras usadas se depositaban en el fondo de los recipientes y seguían fermentando la cerveza durante estos períodos.

Son cervezas fermentadas con levaduras en la parte baja del tanque, a las que se les deja madurar en frío (alrededor de 0ºC), entre 2 y 6 meses, con un mínimo siempre de 3-4 semanas. Por lo general son cervezas de sabores más suaves que las Ale, menos afrutados y más atenuados. Las Pilsen, Munich, bocks, dopplebocks, etc., son ejemplos de esta categoría.

Cervezas: Lager Vs Ale

En cuanto a las cervezas Ale, tipo tradicionalmente ligado a las islas británicas, usan levaduras de fermentación alta en caliente durante un período de entre tres y cuatro días, alcanzando unos 25ºC. Tras esto, la mayoría de este tipo de cervezas tienen un tiempo de maduración dependiendo de los matices que se le quiera dar al producto final. Normalmente son cervezas complejas, con sabores fuertes y afrutados y gran variedad de tonos, desde tonalidades pálidas a muy oscuras. Algunos ejemplos de este tipo de cervezas son la Pale Ale, Golden Ale, Porters, stouts, belgas, de trigo…

Hasta aquí una clasificación general y breve de las cervezas. En próximas entradas iré hablando con más detalle de algunos de los ejemplos citados, de cómo se producen y los ingrediente que se usan.