Esta receta de hoy es facilita y se puede hacer con tiempo. De ligera tiene poco, no es precisamente para cuidar la línea, pero hay que darse un capricho de vez en cuando. Paso directamente a contaros los ingredientes y cómo hacerla.

Ingredientes para dos personas:

  • 200 ml de nata líquida
  • 100 gr de chocolate blanco
  • Helado de chocolate
  • Lacasitos

La idea, como podéis ver en la foto, es hacer una especie de sopa fría de chocolate blanco, en la que pondremos una bola de helado de chocolate negro y decoraremos con Lacasitos.

En primer lugar, derretimos el chocolate blanco con la nata. Las proporciones van a gusto de cada uno. Yo la mitad de chocolate blanco que de nata. Lo que me interesa es que tenga sabor a chocolate blanco, pero que quede como una sopa algo líquida, no demasiado espesa.

Cuando la tengamos preparada, la ponemos directamente en las copas en las que vayamos a servir el postre y reservamos en la nevera.

Por otro lado, bien compramos helado de chocolate (o el sabor que más te guste), bien lo hacemos, como ha sido mi caso, con chocolate de cobertura, un poco de leche y azúcar.

El emplatado en el momento de servirlo es sencillo. Añadimos a las copas que tenemos en la nevera con la sopa de chocolate blanco una bola de helado de chocolate negro,  y ponemos unos cuantos Lacasitos como decoración.

Como veis, postre muy sencillo, rápido y que admite muchas posibilidades.